Malbec para principiantes

Malbec para principiantes, encuentro que tiene lugar en el barrio de Caballito. Dirigido por Sebastián Casabé, comunicador del vino, donde recorre los caminos del Malbec en el marco de una charla sin tecnicismos, pero con mucha información para que los asistentes se queden con ganas de seguir indagando en el maravilloso mundo vitivinícola.

En la última cita, Sebastián comenzó con una breve descripción de la cepa. Oriunda de Francia, el Malbec fue introducida en el país en 1868 y por lo bien que se ha manifestado, no sólo en Mendoza, sino en todo el territorio nacional, se ha convertido en la cepa emblema de nuestro país.

A continuación, dimos inicio formalmente con la cata. Comenzamos con un Malbec Casarena Estate, 2018, un joven exponente de esta cepa, proveniente de Lujan de Cuyo, Mendoza. Ideal para abrir la noche, ya que se presentaba fresco y frutado, ligero y fácil de tomar. Luego de recorrer brevemente los pasos de cata y degustar este ejemplar, continuamos con el segundo vino. Andeluna 1300, Malbec 2018, cuyo nombre remite a la altura a la que se encuentran los viñedos, proviene de Tupungato, lo cual le aporta características propias. Este vino con 6 meses de paso por barrica tenía aromas a fruta un poco mas madura, mostraba mas cuerpo en boca y muy buena armonía.

Mientras transcurría la degustación, aparecieron las empanadas que permitieron acompañar la velada. Entre pregunta y pregunta, sobre cómo elegir el vino, leer la etiqueta y del porqué de las diferencias entre uno y otro, pasamos al tercer exponente de la noche. También Mendocino, pero con la particularidad de ser orgánico. Degustamos un Nuna Malbec 2018, de la bodega Chakana. con un perfil de fruta negra y un poco herbal, antesala de un paladar jugoso y de buen cuerpo, con taninos firmes. Finalmente y para terminar, pasamos a un vino oriundo de Salta. Los Malbec de esta provincia, consecuencia de la altura y la alta exposición al sol, suelen ser vinos con más estructura. En esta oportunidad, la noche cerró con un Quara Malbec reserva, 2015. Su paso por barrica durante 8 meses dio como resultado un vino frutado, con notas a cassis, y un toque especiado por su contacto con roble. Estructurado y elegante en boca, cuerpo medio, con presencia de taninos suaves.

Esta experiencia permite a los aficionados comenzar a introducirse en el hermoso mundo de nuestra bebida nacional. Descubrimos que una misma cepa brinda distintos tipos de vinos con características propias, lo que permite elegir cual beber en función de nuestros gustos, momentos y compañía. Al cierre del evento el objetivo estaba cumplido, aprendimos sobre vino con el deseo de seguir degustando en un ambiente grato y distendido.

Paulita Lima

Comunicadora del vino 

Apasionada por vid y los frutos de su transformación,  ávida por transmitir el mundo del vino. Escritora por vocación, realizó programa intensivo de Sommelier en la EAS (Escuela Argentina de Sommelier), y otros cursos en la EAV ( Escuela Argentina de Vinos).

La experiencia Vinos Barroco

La Bitácora del Vino fue invitada a participar de la degustación de Barroco Wines. El evento tuvo lugar en Vinosfera Wine Gallery, wine bar ubicado en pleno corazón de Palermo. La cata fue dirigida por Roberto Romano, el mentor de este auspicioso proyecto, quien nos presentó cinco de sus vinos en el marco de una entretenida y descontracturada charla.

Al llegar, Miguel, sommelier de Vinosfera, nos recibió con uno de los espumosos de la bodega, Aether Brut Nature 100% Pinot Noir 2013 de San Patricio del Chañar, Neuquén. Color piel de cebolla, bien brillante y con aromas a pan tostado, masa madre y algo cítrico, entró en boca como una delicada y refrescante mousse, saboreándose sorbo a sorbo.

A continuación y aún con la copa de Aether en mano, nos invitaron al subsuelo del lugar, donde nos esperaba una mesa cuidadosamente preparada con quesos, panes y otras delicatessen que nos permitirían jugar con los maridajes.

Comenzamos con una breve reseña del nacimiento del proyecto, donde Roberto nos contó como su flechazo por un Viognier, que probaríamos al cierre de la noche, dio inicio al desarrollo de una marca de vinos que busca, a través de pequeñas producciones, llegar al consumidor que ansía degustar vinos con espíritu propio. Mientras tanto, en copa, comenzábamos a descubrir el primer vino tranquilo de la noche: Barroco Aire, Blanc de Blancs 2018, del Valle de Uco, Mendoza. Este corte de Marsanne, Roussanne y Viognier, fermentado en barrica de roble francés, lo que  le otorga una complejidad y un volumen no habitual en un vino blanco, además de hacerlo irresistible invita a ser maridado con comidas potentes como guiso de lentejas o bien un carré de cerdo con cebollas caramelizadas.  

Luego llegó el turno de los tintos, primero un Barroco Malbec de Zona,  los Chacayes 2017, Valle de Uco, Mendoza. Con sus 18 meses de paso por barrica, en nariz se mostraba frutado y muy floral, donde la violeta era protagonista. En boca se siente sabroso y expresivo, con buen volumen, de final prolongado y retrogusto frutado.

El segundo, Barroco Revelaciones Cabernet Franc, los Chacayes 2017, Valle de Uco, Mendoza. Este señor Cabernet Franc con sus 22 meses de paso por barrica se percibe goloso y opulento. Complejo, con aromas a chocolate y en boca unos taninos amables, no obstante, tras el segundo sorbo demanda comida, esto es, un buen asado con hueso. 

Para el cierre, la frutilla del postre resultó ser el vino artífice de este gran proyecto, Barroco Viognier 2012, Luján de Cuyo, Mendoza. Un vino que pese a sus siete años se mostraba en su máximo esplendor, vivo y fresco. Un vino fermentado en barricas y estacionado un año con lías en tanque de acero inoxidable, se brindó expresivo y vivaz. Con aromas a tostado y algo mineral, en boca sabe muy fresco y con notas vegetales, lo cual permite derribar dos mitos: primero, que un vino blanco no puede estacionarse y segundo, que con tapa a rosca no va a evolucionar. La clave está en cómo está hecho y aquello que se buscó en el proceso de elaboración.  Este vino, del cual sólo quedan 50 cajas, será próximamente lanzado al mercado con el lema “Ahora o Nunca”, revela la elevada calidad que los vinos argentinos son capaces de obtener.

Habiendo conocido la historia y probado los vinos Barroco Wines los invito a vivir su propia experiencia y descubrir todo lo que tienen para dar estos excelentes vinos. ¡Salud y hasta la próxima!

Paulita Lima

Comunicadora del vino 

Apasionada por vid y los frutos de su transformación,  ávida por transmitir el mundo del vino. Escritora por vocación, realizó programa intensivo de Sommelier en la EAS (Escuela Argentina de Sommelier), y otros cursos en la EAV ( Escuela Argentina de Vinos).

Lanzamiento de Vinos Indígena

El 28 de septiembre fue el lanzamiento de Vinos Indígenas en el Home Hotel Buenos Aires, ubicado en el corazón de Palermo, y la Bitácora del Vino tuvo el placer de estar allí.

Bajo la premisa de vinos con poca intervención, Indígena es una feria que propone el encuentro con la biodinámica, lo natural de una manera más orgánica y sustentable. La cita tuvo lugar en los jardines del hotel engalanado con jazmines, helechos y árboles frutales, donde tuvimos la posibilidad de conocer más de 37 proyectos y degustar más de 90 etiquetas de distintas provincias argentinas y del vecino país, Uruguay.  

Tuve el privilegio de probar muchos proyectos que por lo bien logrados dan cuenta de la potencialidad que tienen los vinos con poca intervención.

Como es costumbre di inicio con los blancos, primero un Semillón de Finca Suarez 2018 procedente del Paraje de Altamira, Mendoza, fermentado con levaduras indígenas (es decir, que la fermentación se realiza con las levaduras provenientes de la misma uva no siendo incorporadas levaduras de laboratorio), se mostró fresco, buena acidez y fruta en boca, siendo el compañero ideal para esta primavera que está comenzando. Luego, fui hacia el norte, Salta, y probé dos diferentes Sauvignon Blanc con características propias, pero igualmente atractivos: uno de Bodega Tacuil, R.D 2018, que se mostraba aromático, con notas florales y cítricas, de entrada fresca y con buen volumen en boca. Mientras que el otro, también 2018, proyecto personal de Matías Etchart de bodega Arca Yaco Quebrada de San Lucas a 2100 m.s.n.m – Valle Calchaqui, color amarillo pálido, con una nariz predominantemente vegetal, se percibe fresco y de equilibrada acidez.

Antes de pasar a los tintos degusté un rosado muy particular que me sorprendió gratamente, Livverá Rosé 2019 de Sangiovese, vino color rosa pálido con destellos cobrizos, brillante y transparente, las flores y las frutas rojas con una vibrante acidez impactan desde el comienzo.

Entre los tintos catamos los uruguayos, tres ejemplares extraordinarios, el primero Crono 2016 de la cepa Folle Noir, poco conocida por los argentinos, muestra un tinto ligero, de tonalidad viva no muy intensa y fácil de beber con un sabor a frutas rojas predominantemente frutilla, que dadas sus características permite ser tomado más frío que un tinto tradicional y así disfrutar de todo su esplendor. Continué con el Jano Tannat 2013 vino sin paso por madera que proviene de viñedos de más de 100 años, hoy extinto con lo cual los participantes de la feria nos llevamos una experiencia única al poderlo probar. Por último, Las Musas 2008, un blend de Tannat y Merlot co-fermentado con paso por barrica, un gran vino que luego de 11 años se encontraba en su apogeo y nos invitaba a continuar.

Entre los argentinos de norte a sur, probamos de los Valles Calchaquí los Sunal, tanto el Ilógico 2018 blend de Malbec de distintos terroirs, como el Ilógico 2018 de Criolla, y el Salvaje, 100% Malbec. También norteño el Seclantas Adentro Malbec 2015, que al ser fermentado a mayor temperatura le dio al vino un toque a fruta cocida, mermelada que lo hizo sin igual. Desde Mendoza probamos el Tempranillo –Ancellotta 2017 de Niven Wines; los orgánicos y biodinámicos del proyecto Wine is Art donde los vinos Animal y los Siesta de Ernesto Catena son imperdibles siempre que se tenga la posibilidad. Desde San Juan, nos sorprendimos con Alfil 2018 de Finca los Dragones, un original blend de Bonarda y Torrontés co-fermentados. Y desde la Patagonia Barda Pinot Noir 2018.

Cerré la noche con un Malbec de Vinyes Ocults, del enólogo Tomas Stahringer, que se encontraba sin siquiera etiquetar hecho bajo maceración carbónica que fue el broche final.

Como habrán podido notar, enuncié tan sólo algunas de la gran cantidad de etiquetas que ofreció la feria, destacando que la sobresaliente calidad de los vinos degustados hizo difícil la selección.

Para finalizar es de subrayar el rol de este tipo de ferias, que permiten al público conocer pequeños proyectos que logran grandes vinos, con poca intervención y amigables con el medio ambiente. Brindamos por más ferias como estas que alienten al consumidor experimentar nuevos y muy interesantes estilos.

Paulita Lima

Comunicadora del vino 

Apasionada por vid y los frutos de su transformación,  ávida por transmitir el mundo del vino. Escritora por vocación, realizó programa intensivo de Sommelier en la EAS (Escuela Argentina de Sommelier), y otros cursos en la EAV ( Escuela Argentina de Vinos).

Vinos Orgánicos en la Botica del Ángel

La bitácora del vino fue invitada a participar de la 6ta edición de la Feria de Vinos Orgánicos llevada a cabo en la mítica Botica del Ángel, casa-museo de Eduardo Bergara Leuman, en pleno barrio de Monserrat.

La feria, con la presencia de 28 bodegas, busca dar a conocer e incentivar el consumo de vinos producidos por bodegas argentinas que optan por un sistema de producción amigable y responsable con el medio ambiente a través de la producción orgánica (aquella que carece de prácticas agresivas e invasivas desde el viñedo, en los cuales herbicidas, pesticidas y fertilizantes o cualquier producto tóxico industrial están vedados), biodinámica (basada en las teorías de Rudolf Steiner quien hace hincapié en la interrelación entre suelos, plantas, animales, tratando al viñedo como un sistema en equilibrio, combinando la medicina, la homeopatía y la astrología), natural (aquellos vinos cuya fermentación se realiza sin ningún tipo de intervención, sólo con levaduras indígenas -naturales de la uva-), comercio justo (sistema comercial que busca una mayor equidad prestando especial atención a criterios sociales y medioambientales), y otras iniciativas innovadoras.

La experiencia vivida en esta feria es muy singular y atractiva, para poner en contexto, la Botica del Ángel supo ser un espacio teatral y de exposiciones. Hoy convertido en museo, en sus 33 ambientes alberga mas de 2.000 objetos de arte, donde sorprenden obras de muchos artistas plásticos: Raúl Soldi, Antonio Berni, Luis Felipe Noé, Marta Minujin, Guillermo Roux, Juan Carlos Castagnino, Carlos Gorriarena, Josefina Robirosa, Héctor Borla, Juan Carlos Benitez, Eduardo Pla, Raúl Lozza; manuscritos de Jorge Luis Borges, Ernesto Sábato, Manuel Mujica Lainez; así como también recuerdos de actores y cantantes, algunos de los cuales debutaron en La Botica como Susana Rinaldi, Marikena Monti, Nacha Guevara, Leonardo Favio, entre otros.

En este mágico lugar, que a uno lo transporta a distintos momentos de la historia argentina, se emplazaron los distintos stands que nos permitieron degustar vinos cuya elaboración está comprometida con el medio ambiente.

Entre las novedades nos encontramos con la participación de productores de Tinogasta, Provincia de Catamarca, quienes contaron con un espacio exclusivo para presentar su proyecto “Tinogasta es vinos”, el que incentiva a los productores locales a comenzar su camino hacia lo orgánico. Allí pudimos probar los syrah de “Alto Abaukan” y “Finca la Gloria”, cepa que se da muy bien en la provincia referenciada. En ambos casos los vinos mostraban frescura y redondez, con presencia en boca y nariz muy aromática. De igual modo, el joven malbec de Don Vega, bodega de emprendimiento familiar, nos atrajo gratamente.

También de Catamarca, desde la localidad de Fiambalá, probamos los vinos de Cabernet de los Andes. Aquí comenzamos degustando su Torrontes de la línea Tizac, el Syrah y Malbec de la línea Vicien, y sus tope de gama, el malbec y cabernet savignon de la línea Plenilunio cuya cosecha se realiza a la luz de la luna llena en Semana Santa, en el marco de una fiesta popular donde los turistas y lugareños participan del proceso de cosecha.

Seguimos recorriendo y en el primer piso hallamos la bodega “La Celia” pionera en la producción de vino en Valle de Uco, provincia de Mendoza. En la feria estuvo presente con un blanco de pinot grigio muy frutado y fresco. Entre los tintos degustamos el cabernet frac de su línea Pioneer, con aromas frutales y simples, con buen cuerpo en boca, jugoso y redondo. Continuamos con el blend de la misma línea malbec-cabernet franc y finalizamos con su malbec Elite, vino elegante que destaca las mejores uvas malbec provenientes de su finca ubicada en la Consulta a 1.100 m. s. n. m.

En el mismo piso nos encontramos con el debut en la feria de Tres Wines, proyecto dedicado a la exportación con una línea certificada orgánica y otra con gran compromiso social. Aquí sus vinos procuran un balance entre tres pilares: respeto al medio ambiente, contribución a la sociedad y sustentabilidad económica, de esta forma las uvas adquiridas para sus distintas líneas siguen dichas premisas. Como nota de color, las etiquetas de sus vinos están muy bien logradas, maridando su atractivo con el buen vino presente en cada botella.

En el segundo piso un clásico como Cuvelier de los Andes, con sus vinos de Valle de Uco, se hicieron presentes en la feria por primera vez. Mientras que en la vereda de enfrente se hallaba el fiel participante Kaiken con sus dos íconos, Mai malbec y el Ultra cabernet sauvignon; así como los vinos de la misma bodega, pero del lado chileno, Viña Montes, con sus líneas Montes Alpha sirah y el Other Limits carignan-granache-mouvedre.

Asimismo, tuvimos la oportunidad de degustar otros ejemplares provenientes del Valle de Uco de bodegas como Ánimal Organic Vineyard, Domaine Bousquet, La Coste de los Andes, Masi Tupungato, Siesta en el Tahuán, Stella Crinita. Mientras que de Lujan de Cuyo probamos vinos de Chakana, Familia Cecchin, Picum. De La Paz a bodega Vinecol y de San Rafael a la bodega Finca Dinamia, mientras que encontramos otras mendocinas como Jasmine Monet, Vinos de Luz y Andillian.

La feria fue la oportunidad no sólo de probar grandes vinos sino de conocer un proyecto donde la sustentabilidad y el medio ambiente son protagonistas. ¡Muchas gracias por la invitación!!

 

Paulita Lima

Comunicadora del vino 

Apasionada por vid y los frutos de su transformación,  ávida por transmitir el mundo del vino. Escritora por vocación, realizó programa intensivo de Sommelier en la EAS (Escuela Argentina de Sommelier), y otros cursos en la EAV ( Escuela Argentina de Vinos).

Maridaje a la Italiana (Cobertura)

Para cerrar el mes de mayo tuve la oportunidad de participar en la cena “Maridaje a la italiana” dirigido por la sommelier Mariana Gil Junca. El encuentro tuvo su lugar en Picar es Humano, restó ubicado en pleno barrio de Palermo. La cena giró alrededor del vino y a la comida, en este caso, las típicas mesas italianas. En esta oportunidad la pasta casera fue la estrella de la noche, servida en platos abundantes como los típicos de la nona. Cada propuesta gastronómica se acompañó con un maridaje de vinos para que los invitados pudiéramos vivir una noche con todos los sentidos.

– ¿Cuáles fueron los vinos degustados?

Para la recepción elegí:

ÚNICO ROJO JOVEN

Elaborado con 60% Cabernet Franc 40% Chardonnay

Nota de cata:  en copa se aprecian aromas únicos, frescos y herbáceos. Entrada en boca suave y frutal. Elaborado a partir de una exclusiva infusión de hierbas aromáticas y vino de bodega Miras de primera calidad.

ÚNICO ROJO RESERVA

Un vermut que envejece en barrica de roble de 100 litros utilizando método solera. Vermouth premium

Nota de cata: en copa se aprecia un aroma intenso, dulzón y punzante. Destacan los aromas surgidos de un prolongado envejecimiento. Entrada en boca cálida.

Elaborado a partir de una exclusiva infusión de hierbas aromáticas y envejecido en barricas durante 9 meses.

Para acompañar la picada de entrada:

Pampa Mía Cabernet Franc 2018 Rosé

Proveniente del Alto Valle del Río Colorado, 25 de Mayo. Provincia de La Pampa, Argentina. Sin paso por madera.

Notas de cata: rosado pálido con tonos salmón. En nariz se perciben aromas que evocan a cerezas y granada. En boca es fluido, con un perfil de rosado amable pero envolvente, prolongado, con carácter y personalidad propios.

Enólogo: Sebastián Cavagnaro

Para la pasta casera:

Just fly fish – MALBEC 2017

Proveniente de La Consulta, San Carlos, 1100 msnm. Donde la viña tiene conducción por parral y riego por manto, en un clima semi desértico y un suelo areno-arcilloso, permeable.

Notas de cata: a la vista presenta color rojo rubí con tonalidades violáceas. En nariz ofrece frutos rojos maduros. En boca presenta taninos suaves y redondos. Es un vino joven para consumirlo a diario.

Y para acompañar el postre, un brownie con crema 100% casero:

Santa Florentina Brut Torrontés Espumante (La Rioja)

Un torrontés proveniente del Valle del Famatina. Provincia de La Rioja, Argentina.

Nota de cata: color levemente amarillo con reflejos verdosos, burbuja pequeña y persistente que explota desde el fondo de la copa en forma de «rosario». En la nariz presenta un delicado aroma floral, con matices de frutos cítricos (pomelo) y frutos blancos como manzana y melón. Presenta buena acidez, que sumado al frizante de las burbujas, hacen que explote en la boca con una intensa frescura, permitiendo que se realcen los aromas frutales.

Muchas gracias Mariana por la invitación. ¡Hasta la próxima!

Paulita Lima

Comunicadora del vino 

Apasionada por vid y los frutos de su transformación,  ávida por transmitir el mundo del vino. Escritora por vocación, realizó programa intensivo de Sommelier en la EAS (Escuela Argentina de Sommelier), y otros cursos en la EAV ( Escuela Argentina de Vinos).