Bodega Ginard Ballester

La Bodega

Bodegas y Viñedos Ginard Ballester nace como un proyecto que busca trazar un equilibrio entre las tradiciones vitivinícolas de Valle de Uco y una enología de vanguardia.

La bodega fue construida en la década del 50 y adquirida en 2010 por la familia Ballester con el propósito de plasmar en vinos de alta gama sus viñedos de Altamira y Las Pintadas.

Localizada en el distrito de La Consulta, Valle de Uco (33°44’20″S 69°04’20″W) sobre el corredor de la vieja Ruta 40, la Bodega tiene una superficie total de más de 4 mil metros cuadrados y una capacidad de elaboración de más de 3 MM de litros.

La Bodega cuenta con piletas de fermentación de distintas capacidades, tanques de acero de última generación y huevos de concreto para la elaboración de micro vinificaciones de single vineyards, como así también de vinos en mayor volumen.

Además, Bodegas Ginard Ballester cuenta con salas de barricas subterráneas, que fueron construidas dentro de los viejos piletones de la antigua estructura, generando así un clima ideal para la crianza de vinos.

Finca Altamira: expresiones de excelencia

Nuestra finca en Altamira, ubicada a 1150 metros sobre el nivel del mar (33°44’55″S 69°10’12″W) y con más de 77 hectáreas de superficie, fue plantada a partir del año 2008, reemplazando viejos cultivos de duraznos y manzanos por nobles plantaciones de vides de Malbec, Petit Verdot, Cabernet Franc, Cabernet Sauvignon, Chardonnay y Pinot Noir.

La presencia de rocas que sobrepasan en algunos casos los 2 m de diámetro con una intensa cobertura de carbonato de calcio (de hasta 3 mm), permite que los suelos de la finca tengan expresiones muy diversas. Cada parcela, desarrolla características propias que permiten realizar microvinificaciones de suelos individuales y la obtención de aromas, sabores y texturas propias de cada microterruño.

Ginard Ballester: sus Vinos

Las diferentes líneas de Ginard Ballester resaltan las expresiones más genuinas de cada uva y de su adaptación al suelo de Altamira. Reflejan la complejidad y mineralidad del suelo y al mismo tiempo resultan ser vinos de gran amabilidad.

A través de las líneas Los Abrojos, Ginard Ballester Gran Reserva, Antonia Ginard y Hache es posible recorrer y entender la búsqueda de Ginard Ballester por crear vinos de calidad. Al respeto por las tradiciones vitivinícolas de la zona, se le suma la constante innovación: Tranzando un equilibrio permanente entre La historia y el futuro.

Antonia: varietales con presencia

Los varietales que componen la línea, se dejan madurar hasta los últimos días de la vendimia y todo el proceso de cosecha es manual.

Durante 5 días, la uva pasa por un proceso de maceración prefermentativa en frío y luego por una maceración, de 10 días, posfermentativa.

Terminado el proceso, comienza la fermentación maloláctica en barricas de roble francés y americano, donde descansan por períodos no menos a los 12 meses.

Hache: el vino ícono de la bodega

El tetra-varietal de la bodega es el representante de la innovación. Nace de una cofermentación de Malbec, cabernet franc, cabernet Sauvignon y petit verdot.

El vino ícono de Ginard Ballester, proviene de la Finca Altamira, de la selección de hileras puntuales evaluadas de acuerdo al potencial de cada planta y de cada varietal.

Una vez seleccionado todo el lote, la cosecha se realiza en cajas de 14kg. Una vez en bodega, se procesan las uvas dándoles una maceración prefermentativa fria de 5 días y una maceración posfermentativa de 7-14 días.

Una porción es seleccionada para descansar en barricas de roble francés y americano.

Presentacion_GinardBallester1

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*