Catedral Metropolitana – Monserrat – CABA

Si de templos católicos se trata, la Catedral Metropolitana, es el templo más importante de la ciudad de Buenos Aires.

Y está ubicado justo enfrente de la Plaza de Mayo. En lo que podríamos decir en pleno centro cívico de la ciudad.

Aparte de su ubicación tiene en si una historia de sinsabores en su construcción. El edificio como lo vemos en si hoy en día, es la sexta construcción que se realizó en este mismo lugar desde la segunda fundación de la Ciudad de Buenos Aires.

Su primera construcción data de 1593, donde fue una capilla de adobe. Desde aquel entonces hasta el momento ha habido en este mismo sitio seis edificios diferentes, los cuales debieron ser renovados por inundaciones, incendios, seguramente también la precariedad de los materiales con que fueron construidos y además defectos estructurales.

Su construcción definitiva comenzó en el año 1752, bajo la dirección del arquitecto italiano Antonio Masella y recién se completó en el año 1852. Pero recién su decoración fue concluida en 1911.

La estructura final podrimos decir que es Neo clásica y tiene un perfil poco usado en las catedrales, dándole a esta un parecido más cercano un templo griego, más que a un estilo clásico en las edificaciones católicas.

Por los años 1822 los franceses Próspero Catelin y Pedro Benoit diseñaron la fachada, cuyas 12 columnas estarían simbolizando los doce apóstoles de Jesús.

En su interior tiene naves, capillas laterales y un crucero que se halla bajo una increíble cúpula que alcanza los 41 metros de altura. Otro de los detalles que cuenta es la ornamentación del frente que fue realizada en 1860 por el escultor francés Joseph Dubordieu (autor de la figura que está en la cúspide de la pirámide de mayo)

En 1877 el arquitecto Enrique Alberg reformo una nave lateral para dar lugar al mausoleo del General San Martin, que fue obra del escultor Albert Ernest Carrier-Belleuse.

También las catorce pinturas del vía crucis son obra del Italiano Francesco Domenighi, que originalmente se encontraban en la Iglesia del Pilar.

El altar mayor, que es dorado y de grandes proporciones, se impone en el medio. Su punto más destacado es el centro. En 1942 la catedral metropolitana fue declarada Monumento Histórico Nacional y es considerada una de las más importantes obras de la época de la colonia.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*