Entrevista a EDGAR VITTORINO TRIUNFA CON LA SERIE “VIVIR SIN PERMISO” DE MEDIASET

EDGAR VITTORINO TRIUNFA CON LA SERIE “VIVIR SIN PERMISO” DE MEDIASET

¿Por qué decidiste ser artista?

Siempre fui muy introvertido, y descubrí a través de la actuación una manera de poder hacer y decir todo eso que a veces quieres, pero no te atreves ni siquiera “jugando”. Para mi fué una liberación y esa sensación me hizo decidir que quería ser artista.

¿A qué edad nació esta pasión por la actuación que tienes?

Muy joven. A los 12 años encontré en la actuación ese juego que me liberaba. Fue tras asistir a una obra de teatro; quedé tan impactado que cuando volví a casa me puse frente al espejo y empecéa imitar lo que había visto hacer a los actores. Fué muy divertido!

¿Cuántos años tenías cuando comenzó tu camino en la actuación?

A los 12 descubrí que actuar me liberaba, pero no fue hasta los 14 cuando hice mi primer seminario de actuación y me integré en un grupo de teatro. Este fué el punto de partida del camino que llevo 16 años recorriendo con sus subidas y bajadas.

Háblanos sobre la serie “Vivir sin permiso?

La serie está basada en el libro de Manuel Rivas del mismo nombre. No es narcos, no es Fariña, tiene sus características propias. Nemo Bandeira, antiguo capo de la droga reconvertido en respetado empresario busca sucesor para sus negocios entre sus hijos cuando se le diagnostica Alzheimer. Solo con esto ya hay para entretenerse un buen rato…

¿Cómo es tu personaje?

Mi personaje es como lo describieron en algunas publicaciones españolas: “el sicario Freddy capaz de pegarte un tiro y vacilarte a la vez, mientras tararea el ultimo éxito de reggaeton”. Me gusta esta descripción porque Freddy  ha nacido en un entorno donde ver morir y matar gente es el pan de casa día, por eso se lo toma con tanta naturalidad. Es su manera de sobrevivir. Asi lo imaginé a la hora de construir el personaje. Después de horas investigando decidí irme por ahí y no convertirlo solo en un asesino malvado y con mala cara.

¿Tus padres te apoyaron en este camino artístico?

Si. Mi padre desde muy pequeño me decía que tenia que ser actor. Decía que había tenido un hijo muy guapo y que debía ser artista. No sé si eso influyo mucho o poco, pero me enamoré de la actuación y terminé dedicando mi vida a esto. También conté con su apoyo para pagar mis primeros seminarios o cuando dejé mi ciudad natal para ir a la capital a estudiar. No teníamos muchos recursos, pero siempre me apoyaron con lo que podían. Emocionalmente siempre me han alentado para que luchara por lo que quería hacer.

¿Cómo fueron tus primeros pasos?

Nada fácil! A los 15 años entré en un grupo de teatro que ensayaba en los parques porque no teníamos ni tan siquiera un local de ensayos. No teníamos ningún apoyo económico. No es fácil interpretar a Giles Corey en Las Brujas de Salem en un parque, te lo aseguro. Pero cada minuto de esos primeros pasos los daba con una sonrisa de oreja a oreja; tenia la costumbre de llegar una hora antes al ensayo para pulir algunas cosas yo solo y luego con el grupo.

¿cuantos años ya llevas arriba de los escenarios?

En teatro desde los 15 y en la gran pantalla desde los 20. Y no he parado!

Me imagino que en todos estos años debemos tener mil anécdotas ¿Cuál es la que más

recordas, que hoy nos puede robar una sonrisa?

Sí, hay muchas. La última fue rodando en Madrid hace un par de meses. Estábamos rodando un cortometraje sobre las Maras salvadoreñas y los actores íbamos tatuados de pies a cabeza y armados con bates y pistolas. De repente apareció un coche de policía, se bajaron dos agentes pistola en mano gritando que nos tumbáramos boca abajo en el suelo y soltáramos las armas. Les dijimos que las armas eran de goma, que nosotros éramos actores y que era un rodaje, pero no nos creyeron. Vino corriendo el coordinador a explicarles de qué se trataba y también le mandaron tumbarse en el suelo… Menos mal que apareció el productor en ese momento con el permiso del Ayuntamiento para rodar… Los policías se quedaron a ver la grabación y al finalizar incluso nos pidieron fotos!

¿Con quién te hubiera gustado actuar?

Siempre he admirado el trabajo de Carmen Maura y de Javier Camara. Quizá un día se pueda dar esa bonita coincidencia.

¿Qué canciones te gustan más?

Las canciones románticas con una letra esperanzadora en el amor para escucharlas mientras conduzco o en casa. Cuando estoy de fiesta lo que mas me gusta escuchar es una buena salsa tipo Marc Anthony o Joe Arroyo.

¿Cuál es tu estilo de música favorita?

Es difícil que te diga uno favorito, pero te puedo decir lo que llevo en mi móvil: mucho pop latino, funk o pop melódico en italiano y vallenatos de Colombia.

¿Siempre quisiste ser artista? ¿Qué querías ser cuando eras niño?

No me plantee muchas más opciones.  Lo de ser actor fué algo que me llegó desde niño.

¿Cuáles eran tus sueños cuando eras niño? ¿Los llegaste a cumplir?

Uno de mis sueños a nivel profesional era verme en la TV de mi país protagonizando

una telenovela que llegara a todos los hogares de Colombia. Cuando vi el primer capítulo de la serie “La Selección” no podía parar de llorar. Llamé a mi madre y le dije: “Mamá, lo hemos conseguido”.  La serie tuvo mucho éxito y hoy en día se sigue viendo en Netflix.

¿Qué les dirías a tus seguidores acerca de los sueños que tienen de ser alguien en la vida?

Yo les diría que luchen por sus sueños siempre porque eso dará un sentido a sus vidas; pero que no se obsesionen porque muchas veces el sueño ya lo estas viviendo, ya eres ese alguien y no lo vives con intensidad por querer llegar más lejos sin disfrutar de los momentos. Los procesos que seguimos para conseguir nuestras metas son tan importantes como la misma meta en sí.

¿Qué actor jóvenes te han llamado la atención últimamente?

Omar Ayuso. Rodé el corto de Maras junto a él hace poco en Madrid y luego le vi en la serie ELITE. Me gusto mucho su sensibilidad y esa capacidad de romperse y recomponerse rápidamente. Me encantó.

¿Qué sentís cuando estás en un escenario?

Siento que el mundo a mi alrededor desaparece, se me olvidan todas la preocupaciones, problemas, dolores… sobre el escenario para mi solo existe la ficción que estoy representando.

¿Crees que el arte escénico es importante en nuestras vidas? ¿Por qué?

Sí y voy a ir más allá. Hoy en día se hace terapia a través de la escena y un ejemplo de ello son las constelaciones familiares donde se utiliza la escenificación para resolver temas de la vida. Yo lo he hecho y me ha funcionado.

¿El nombre de esta página es La Bitácora del Artista, como tal, qué es lo que guardarías en la Bitácora para que otros visitantes vean?

Yo he tenido la oportunidad a los 30 años de volver a empezar en España casi de cero donde nadie me conocía como artista, y he podido analizar desde abajo las cosas que yo hacia o decía en mi país cuando ya estaba arriba.  En un rodaje intervienen muchos profesionales además de actores y todos son fundamentales para el buen desarrollo del proyecto. Mantener la humildad, recordar la ilusión de las primeras veces, respetar el trabajo de todos o tender la mano a los que están empezando te hará mejor persona y mejor actor.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*