Entrevista a Ricardo Halac

Desde el jueves 2 de agosto en El método Kairos

Una nueva obra de uno de nuestros más prestigiosos drmaturgos, Ricardo Halac, con dirección del experimentado Lizardo Laphitz

Para conocer nuestra historia, para tener otra mirada

“No nos hace bien esconder bajo la alfombra nuestro pasado”

Barrera Baja

De Ricardo Halac

Entrevista a Ricardo Halac

¿Cómo le surgió la idea de escribir este texto y qué nos cuenta sin develarnos el final?

Soy un hombre grande, viví muchas experiencias, muchas etapas. Me dolió mucho ver a algunos compañeros periodistas, o artistas, tomar el camino de las armas. Conocí a Rodolfo Walsh, trabajé en un diario con Juan Gelman y Paco Urondo, para citar a los más famosos. Muchas mentes inteligentes de mi generación murieron o desaparecieron en una guerra sin salida. La guerrilla empezó bajo la dictadura de Onganía,  con influencia cubana, claro, pero porque había tal falta de libertad de expresión que no se podía respirar. No debe olvidarse que al poco tiempo estalló el Cordobazo.

En “Barrera Baja” traté de entender esta forma violenta de practicar una militancia, cuyo objetivo eran conseguir que mejorara la vida de grandes sectores postergados de la población del país.

Puse este dilema en un viejo militante que sobrevivió al terminar la dictadura pero que no se “reinsertó” como otros, y que se desespera al ver el rumbo que toma el país, simbolizado en su hija que ama tanto.

 

¿Cuál fue el mayor desafío al momento de armar las distintas partes de la obra en función de los hechos históricos y los personajes?

El mayor desafío fue conseguir que la obra se viviera en tiempo presente; que la historia no pesara en los  conflictos cuando se informaran los acontecimientos. Porque la historia de “Barrera Baja” atraviesa experiencias de muchos años: desde la llegada de Perón al país, durante la dictadura de Lanusse, hasta el gobierno de Menem.

 

¿Tuvo alguna relación con el director para que su texto tuviera o no modificaciones?

Es la cuarta vez que trabajo con Lizardo Laphitz. Me gusta mucho la paciencia que tiene al preparar a los actores; el tiempo que les da para encontrar su personaje. En ese tiempo me inserto yo también como autor. Tengo tiempo para ver qué sobra y qué falta, en las escenas, en los parlamentos. Por supuesto, también me hace sugerencias. Es muy respetuoso de mi trabajo, tanto como el de los actores.  Siempre creí que la mitad del éxito de un director es haber elegido bien quién es apropiado para tal o cual personaje. Acá, Lizardo se lleva todos los méritos.  Ariel Leyra es tal cual me imagino el viejo militante, y su composición del persponaje es casi perfecta. Adriana Bernardotti en la ex esposa y Tamara Liberati en el de la hija, hacen excelentes trabajos.  Alejandro Holm en el vigilador del country es para mí una revelación.

Estoy muy contento con  el resultado: una puesta que funciona en el aire libre como un espejismo, como un fantasma, donde las palabras del pasado resuenan mezclándose con las del presente, al punto de no saberse más en que tiempo se está.

 

¿Qué sensación tiene ahora que ve el resultado de la obra terminada? ¿Es la obra que había pensado en su cabeza?

Parte de esta pregunta ya la contesté. Puedo agregar que cuando veo una puesta no espero que repliquen la obra que tenía en la cabeza, sino que creen un acontecimiento. Algo que sea me sea fiel, pero que incluya la creatividad de todos los que trabajaron para que la puesta llegue a buen término.

 

¿Ud. con tantos años de experiencia seguramente verá surgir nuevos autores, qué dramaturgos jóvenes cree que están haciendo un buen camino?

¡Qué difícil de describir es el mundo de hoy! Pero bueno, cada generación tiene sus desafíos. Hay enormes talentos surgiendo por todas partes. A algunos los veo crecer de cerca, porque son  mis alumnos. Desde los años 70  doy clases y mi pasión por la enseñanza está reflejada en “Escribir teatro, dramaturgia en los tiempos actuales”, un texto didáctico que elaboré con mucho cuidado y que ya tiene dos ediciones.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*