Fernando Ferrer, el director de La fiesta del viejo

¿Cómo te surgió la idea de llevar esta obra a escena?

Venía trabajando en la cuestión de escribir desde obras clásicas (hice “La payanca“ con Sofia Gala Castiglione, Alejandro Paker, Estela Garelli y Santiago Pedrero en Konex / Callejón en 2016) y me dieron muchas ganas de partir de la leyenda de Lear, y de hacerlo con este grupo de actores en particular, para este nuevo trabajo.
¿Cuál fue el mayor desafío al momento de empezar a armar las distintas partes de la obra y cómo fue la selección de los actores que la representan?
Los actores fueron previos a la escritura, o casi simultánea, digamos que algunos ya los tenía en la cabeza y otros se fueron sumando al momento que yo iba escribiendo. Suelo escribir las primeras paginas y empiezo los ensayos desde ahí. Entonces ocurre algo vertiginoso que es ir escribiendo la obra y a la vez empezar a ensayarla. Eso mismo podría ser la mayor dificultad pero en verdad cuando tenes un contrato claro y un elenco tan bien dispuesto, la cosa fluye de lo mejor y aquello que puede ser complejo, se torna muy dichoso.

¿Qué sensación tenés ahora que ves el resultado de la obra terminada?

Una enorme felicidad, ya que escribir algo, que alguien lo lea, y lo quiera actuar, ya es un lujo.Y que encima luego venga publico que se interesa por eso mismo, es mas lujo. Así que ademas del fenómeno milagroso de que alguien se interese por lo de uno, parece que la obra pega muy fuerte y potentemente en un lugar emocional que conmueve a la platea. Y eso me da un orgullo, un agradecimiento y una felicidad muy grandes.
Básicamente y sin contarnos el final de la historia ¿Qué nos cuenta la obra?

Es la historia de un viejo presidente de un club de barrio, que por estar viejo y en los inicios de una enfermedad que cree que lo va a dejar inhabilitado, arma el adelanto de herencia a sus hijas. En el marco de su cumpleaños hace este anuncio y allí se desatan las mas impensadas cuestiones familiares.

¿Como fue ese paso de la actuación a la dirección?

Yo no actúo hace años. No extraño nada de esa profesión. Es preciosa e intensa pero prefiero ya no dedicarme a eso. Como hace tanto tiempo que no lo hago permanece en mi memoria como un muy buen recuerdo al que le debo muchas cosas que utilizo ahora a la hora de montar una obra.
Dirigir es una profesión que encontré luego, y con la que me quedo, sobretodo con la idea de dirigir obras propias, es un lugar mas integral para mi, de mayor indagación personal, y de mas gozo. No es para comparar pero encotré mi lugar en el mundo, y ese lugar es Ensayando un texto propio en una sala amiga.
Me imagino que después de estos años arriba de un escenario debe haber un tipo de obras teatrales que te gustan más que otras… ¿Cuáles son tus preferidas para actuar y cuáles para dirigir?

Amo dirigir obras propias preferentemente, y si me embarco en otros obras, lo hago dentro de lo posible en aquellas que me resuenen tanto como si las hubiera pensado y creado Yo.

 

 

Prensa Duche & Zarate

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*