Resumiendo…

Yo soy partidario de la despenalización y aún así me parece una emboscada deshonesta cualquier tipo de bajada de línea por fuera del evento del que decidí ser partícipe, incluso cuando se trata de causas que apoyo.

Para empezar, cualquier manifestación ajena a la obra rompe el contrato que establecimos cuando yo saqué una entrada (con la cual financio el evento, por cierto) en base a la expectativa de lo que iba a recibir.

Además, parte de la tremenda soberbia de poner al actor, por ejemplo, en un escalafón superior al espectador. Yo, que soy actor, te voy a leer esto a vos que sos una boluda y viniste a ver otra cosa, porque sino seguro no te enterás. Qué magnánimo soy.

Finalmente, no tiene ningún objetivo más que el de sobarse el lomo entre colegas poniéndose una insignia con la cual reconocerse como pares en una causa. No es que el debate mejora por eso. Ningún espectador recibe información nueva ni puntos de vista interesantes.

El espectador solamente sale del teatro sabiendo que Mili, Pili, Chola y Suli apoyan X causa. No saben ni las razones ni su opinión es tenida en cuenta. Y el saludo final de una obra no es el espacio indicado para que se produzca todo ese intercambio unilateral.

Incluso, si nos ponemos exquisitos, es una maniobra autoritaria. Le desconoce a las instituciones pertinentes el rol de alojar esos debates con sus reglas correspondientes. Hoy la discusión está en el Congreso. No necesita colmar sin autorización cualquier otro espacio.

 

 

Fuente: https://twitter.com/MisOdios

 

PD: y puedo agregar todos los dicursos politicos…..

 

 

 

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*