LA MAESTRA SERIAL

LA MAESTRA SERIAL

De Gonzalo Demaría, dirigida por Martín Blanco

Desde el 7 de abril, podrá verse nuevamente “La maestra serial”, el unipersonal del dramaturgo Gonzalo Demaría, bajo la dirección de Martín Blanco y con la genial actuación de Lucila Gandolfo.
Todos los sábados a las 21:00 hs. en la sala redonda del CC25 de Mayo.

Sinopsis
Una maestra descendiente de aquellas bostonianas traídas por Sarmiento queda afuera del sistema educativo. Se calza los zapatos de taco para enfrentar la calle, su intención no es seducir sino aparentar. Ahora la ciudad feroz y salvaje es su aula. Ella es bárbara y hace uso de la palabra para matar.

AGENDA
Reestreno: sábado 7 de abril
Funciones: sábados, 21:00 h.
Lugar:​ CC25 de Mayo, sala redonda (Av. Triunvirato 4444)
Localidades: $200
Reservas: 4524-7997 |  Alternativateatral
Duración: 50 min.

Video: https://www.youtube.com/watch?v=xwhxTXnBFK4&feature=youtu.be

​FICHA TÉCNICA
Autor: Gonzalo Demaría
Actúa: Lucila Gandolfo
Escenografía: Gonzalo Córdova
Iluminación: Gonzalo Córdova
Vestuario: Sofía Di Nunzio
Música: Hernán Vives
Fotografía: Claudio Larrea
PrensaOctavia Comunicación
Dirección: Martín Blanco

Dijo La Prensa: click aquí

Sobre la obra
Este monólogo está centrado en el problema del lenguaje. No sólo como herramienta de comunicación sino como fin estético. A esta maestra no le alcanza con expresarse, también exige hacerlo bellamente. Con un humor políticamente incorrecto, esta descendiente de aquellas primeras maestras bostonianas traídas por Sarmiento expone su plan de exterminio de la ignorancia. En su confesión policial, esta talibana de la educación justifica su conducta explicando cómo y por qué fracasó el proyecto de la instrucción pública. Sus métodos pedagógicos para corregir la situación podrán ser poco ortodoxos, pero es que estos son tiempos brutales. // Gonzalo Demaría.

Frente a este hermoso texto de Gonzalo Demaría diría: “el arte de los bellos discursos” y pienso en cómo la palabra permite el vuelo de la imaginación de quien la escucha, de aquel que se deja llevar como si lo que estuviera escuchando fuera música, con su melodía, armonía y ritmo.
El texto invita al goce sensorial e intelectual de la escucha y al vuelo en donde las ideas, como temas en una sinfonía, se van alternando entre los distintos instrumentos de una orquesta. El poder de la palabra que dispara la imaginación y a su vez tiene -no sólo en el contenido si no en su forma-la intención de provocar una respuesta, una toma de posición.
Bello laberinto con un personaje que podría entenderse como un ser inofensivo que deambula las calles porteñas sintiéndolas ajenas, pero que a la vez representa a sus fundadores y a su fundación. Un ser quedado en el tiempo, que se hace responsable de su contemporaneidad a su modo “con sus magros recursos” diría Demaría. Un marginal de etiqueta. Un sórdido vestido de gala. Una contradicción rebelde e inconformista.
La palabra como pluma y como espada en pos de poner al mundo en orden o por lo menos de poner “un orden” en el mundo. Fue bellísimo adentrarme en este universo que propone La maestra serial con toda su contradicción y su potencia. // Martín Blanco

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*