Made in Argentina De las picadas a las 500 millas de Indianápolis

Made in Argentina es una historia real donde la pasión es protagonista. John Della Penna nació en una familia promedio argentina y siguió sus sueños hasta alcanzar la cima del automovilismo. Piloto y líder de un equipo propio en Fórmula Indicar, reconocido en todo el mundo, ofrece en estas páginas una narración de sus aventuras que los fanáticos del deporte seguirán con entusiasmo, y una biografía sorprendente con su perfil de emprendedor pujante, innovador y aguerrido.

John Della Penna, Made in Argentina: De las picadas a las 500 millas de Indianápolis
Buenos Aires, Planeta, 2018.
346 págs.

“Mi sueño de competir en el automovilismo se había convertido en realidad y en una realidad mucho más grandiosa de lo nunca había podido imaginar. Era el primer y único argentino que competía en Las 500 millas de Indianápolis como dueño de equipo, el primer dueño de equipo latino en la historia de la categoría, y contaba con el apoyo de compañías multinacionales de primera línea que me pagaban millones para que las representara.”
Sobre el autor

John o Juan Carlos Della Penna (1951) creció en Buenos Aires. Es hijo de los inmigrantes italianos. Siempre apasionado por los autos, cuando era joven trabajó en el taller mecánico del cual su padre era socio, hasta que en 1972 se fue a los Estados Unidos a probar suerte. Poco a poco comenzó a forjarse una carrera dentro del automovilismo y en 1985 colgó el casco de piloto y logró crear un equipo: Della Penna Motosports.  En su equipo ficharon el japonés Hideshi Matsuda, Memo Gidley, Norberto Fontana, Jason Bright y Ricchie Hearn, entre otros pilotos notables. También ayudó a lanzar y consolidar las carreras de Willy T. Ribbs, Juan Fangio II y Jimmy Vasser.
Después de que su equipo ganara el campeonato Toyota-Atlantic, avanzó a la cima de la serie norteamericana de automovilismo Indy-Car, del cual se retiró inicialmente en 2001.
Alejado por unos años de las pistas, se dedicó durante una temporada al cine y participó en el filme Driven, protagonizado por Silverster Stallone. Fue también productor de la película Viva Cuba, que ganó en varios festivales de renombre. Como empresario hizo además exitosos negocios en la industria hotelera, hasta que en 2006 volvió al mundo del automovilismo, manejando la carrera y actividades de Pablo Pérez Companc en USA. En 2007 el piloto argentino sufrió un dramático accidente casi fatal que determinó a John a alejarse de la actividad para dedicarse a lo que realiza en la actualidad: promover la innovación financiando startups de proyectos, sirviendo de mentor y colaborando con emprendedores en la creación de nuevas empresas de tecnología que apuntan a mejorar el mundo.
CONTACTO DE PRENSA:
Kiako – Anich
Comunicación hecha con textura
prensa@kiakoanich.com.ar
Facebook: Kiako-Anich

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*