Entrevista a Marcelo Zitelli

presenta

Desde el miércoles
1º de noviembre en El Tinglado
Vuelve a la
cartelera un clásico del teatro nacional
Amanda
y Eduardo
Una obra de Armando Discépolo

Dirigida por Marcelo Zitelli

Funciones: Miércoles a las 21
Localidades: $ 300.-
Facebook: Amanda y Eduardo / Instagram:
@amanda_y_eduardo
Teatro El Tinglado – Mario Bravo 948

Entrevista a Marcelo Zitelli

¿Cómo te surgió la idea de llevar esta obra
a escena?
En realidad la propuesta
vino de parte de un pequeño grupo de actores de nuestro curso de entrenamiento
para actores del Laboratorio de Teatro, escuela que dirigimos con Lizardo
laphitz. Inmediatamente me sedujo la idea, no solo por la belleza de la obra si
no porque comprendi que podíamos armar un elenco a la altura de las
circunstancias. Discepolo es, por lo menos para mí, el mas grande dramaturgo
Argentino por lo que les propuse hacer un trabajo de largo aliento con el
objetivo de profundizar todo lo que fuéramos capaces sobre esta obra maestra.
Luego nos dedicamos a completar el elenco.

¿Cuál fue el mayor desafío al momento de
empezar a armar las distintas partes de la obra y cómo fue la selección de los
actores que la representan?
El mayor desafio es la
complejidad de las situaciones que cada uno de los personajes enfrenta, sus
respectivas psicologías y el carácter extremo de esas situaciones, nada es
tibio en la obra, todas son pasiones desatadas. Para completar el elenco
necesitamos dos meses de búsqueda y 9 meses de trabajo para llegar al punto de
estrenar, toda una aventura.
¿Qué sensación tenés ahora que ves el
resultado de la obra terminada?
La sensación es
verdaderamente indescriptible, se puede imaginar, programar, componer pero cuando
ves que todo eso toma forma y crece tenés la sensación de estar tocando la
magia maravillosa del teatro. La obra puede gustar o no pero tenés la
convicción de que diste todo lo que pudiste dar.
Básicamente y sin contarnos el final de la
historia ¿Qué nos cuenta la obra
La obra cuenta la historia
de una pasión prohibida, en ese Buenos Aires de los años 30. Trata sobre el
amor, la culpa, los intereses económicos, los prejuicios. Todo a partir de la
psicología femenina, lo cual es una verdadera novedad para el teatro de la
época. Es quizás por eso que Discepolo prefirió estrenarla primero en España y
solo tiempo después en Buenos Aires. No me parece una exageración decir que
Amanda y Eduardo es nuestra “Casa de Muñecas” creo que no tiene nada
que envidiarle a la obra del genial H. Ibsen.
¿Como fue ese paso de la actuación a la
dirección?
Mi pasaje de la actuación
a la dirección sucede de manera bastante particular luego de tener mi formación
teatral con el maestro Agustin Alezzo y un poco de experiencia sobre el
escenario emigre a Francia donde vivi 10 años. Esa aventura que luego continuo
en Estados Unidos se convirtió en una formación artística fuera del sistema
donde el arte plástico (Pintura y escultura) resultó mi actividad principal.
luego aparecieron las instalaciones para volver a desembocar en el Teatro. Este
recorrido que parecía sinuoso hoy lo veo como una solida linea recta. Ya hace
varios años que he vuelto a Argentina, a la actuación y sobre todo a la
dirección que es mi verdadera pasión. Hace solo dos semanas estrene mi primera
obra en Paris lo cual, para mi, cierra el circulo de esta aventura y abre
muchas posibilidades.
Me imagino que después de estos años arriba
de un escenario debe haber un tipo de obras teatrales que te gustan más que
otras… ¿Cuáles son tus preferidas para actuar y cuáles para dirigir
Es difícil de responder
porque la condición necesaria, tanto para una actividad como para la otra es el
enamoramiento, y eso se da o no al contacto con el material. De todas maneras
en lineas generales las obras de arte que me atraen son aquellas que luchan
contra la estandarización de los comportamiento. Aquellas que están en contra
de una representación oficial del mundo. Aquellas que luchan a favor de la
subjetividad del individuo. Aquellas que le dicen al mundo que no somos un
numero, no somos solo clientes. Amanda y Eduardo tiene todo eso como lo tiene
toda la obra de este genial dramaturgo, no puede haber mejor regalo para
nosotros los amantes del teatro.

 

Agrademos  a

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*