Entrevista a Liliana Moreno

presenta
NINA Y TAMIA (Tejen luz)
de
Arístides Vargas
Actúan: Liliana Moreno – Silvina Muzzanti
Dirige: Arístides Vargas

Funciones:
sábados
a las 20 hs
Teatro: Pan y Arte
Dirección:
Boedo
876
Informes:
4957
6922 /teatro@panyarte.com.ar
Entradas:
$200 y
$180
Seguinos por FB: https://www.facebook.com/Nina y
Tamia – Obra de teatro

Duración: 85
minutos

Entrevista a Liliana Moreno

A)
Cómo llegas a la obra?

En el año 2015 hicimos la obra La
Republica Ananloga de Arístides Vargas,  con dirección del mismo Vargas en
el Teatro Cervantes dentro del  ciclo de Teatro Federal.  Este fue un
proyecto que nos unió – desde que él se fue exiliado a Ecuador y yo a Buenos
Aires, no nos habíamos encontrado en el hacer teatral. A partir de ahí surgió
la idea de empezar a hacer un trabajo de encuentros por Skype y ejercicios que
iba sugiriendo que dio como resultado el texto de Nina y Tamia (tejen Luz). Es
decir que a la obra fuimos llegando y la obra a nosotros. Desde Ecuador a la
Argentina.

b) Cómo fue el proceso y el trabajo de ensayos? Arístides pudo
estar presente? Cómo iban trabajando?

El proceso fue primero por Skype,
hablando, de los personajes con Arístides y Charo Francés  y sobre todo a
entender el vinculo entre nosotras.  Que si  entendíamos que el
vinculo  era lo más importante.  Lo importante era conocernos. 
Por otro lado mientras trabajábamos con Arístides a la distancia, nosotras por
nuestro lado comenzamos un entrenamiento en clown con Pablo Algarañaz, más los
ensayos de mesa con Silvina.  Esto fue muy rico entre nosotras como
actrices, no nos conocíamos y estábamos sin el director.  Analizábamos la
estructura, los objetivos de las escenas, memorizábamos texto.  Mientras
descubríamos al clown que teníamos cada una para llevar a la segunda parte de
la obra que es en ese registro.

c) Qué representa para una actriz
estar bajo la dirección de Arístides Vargas

Estar bajo la dirección de Arístides
Vargas es estar de fiesta, es un director que confirma y estimula la propia
libertad, te da alas, te enseña a confiar en tu paleta de colores, te recuerda
todo el tiempo quien sos y que ese es tu valor expresivo.

d) Qué desafíos actorales te
generó el personaje

El desafío más grande que tuve fue el
de actuar en tres registros actorales: el personaje propiamente dicho, un
aspecto de ese personaje (su posición frente a lo social y a la realidad, su desazón)
 en clave de clown y un tercer registro que es con un distanciamiento casi
brechtiano, descarnado, donde nos sacamos las mascaras.

e) Cómo fue el trabajo con tu
compañera Silvina Muzzanti?

Con Silvina fue la oportunidad de
conocernos, de compartir la producción, las ideas, la forma de llevar adelante
el proyecto.  Una compañera. Una par. No paramos un día de trabajar, de
hacer. Y a la vez crecer y evolucionar y hacer proceso humano.  Hay
proyecto de llevarla a festivales y en gira.

g) Qué devoluciones venís
recibiendo del público en estas primeras funciones?

Me llama mucho la atención que le
gusta a jóvenes y a gente más grande, se ríen, se divierten, tiene mucho humor,
pero salen muy conmovidos.  Es una obra que moviliza, y salen emocionados.
Creo que tiene mucho de catártico y de identificación.

h) Algo más que quieras agregar?

La música  de Germinal Marin
tiene un valor relevante porque se cuenta también a través de canciones…y
generan un clima onírico en esa instalación que se va formando con hilos que se
cruzan en esa original escenografía de Alejandro Mateo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*