Entrevista a Facundo Pennesi

presenta

¿Cómo fue que surgió la idea de llevar
esta obra a el Teatro?

Hacía un tiempo que quería crear una obra en donde la
mujer fuera el eje de reflexión, para eso, 
tomé como punto de partida una dramaturgia inspirada en textos, cartas,
y escritos del diario de Frida Khalo para contar una historia que podría ser la
historia de otras mujeres, una historia de lucha constante contra la sociedad y
los prejuicios, de búsqueda de libertad e identidad.

Tomé a Frida Kahlo como inspiración ya que creo que sigue siendo un
ejemplo de inteligencia y carácter, de pasión y orgullo, de trabajo incansable
y resistencia, fue una persona que supo sobreponerse a las limitaciones
físicas, para vivir una vida plena, escapando de los prejuicios y viviendo
intensamente. Por eso, su forma de pensar y comprender la vida es un gran
ejemplo que queremos transmitir y contar.


¿Llevó mucho tiempo el armado de la obra?  Cómo fue la selección de los actores que la
representan?

La obra llevó un proceso de siete meses de ensayos. Junto al coreógrafo
(Rodrigo Garro)  estamos establecidos en
Buenos Aires, y para esta producción quisimos trabajar con artistas mendocinos
por lo que el proceso fue complejo y lo llevamos adelante en tres instancias
diferentes:

Una primer instancia en la que fuimos trabajando el material a distancia, a
través de videos y mails, era un feedback constante entre nosotros y el resto
del equipo desde Mendoza, así tuvimos nuestro primer acercamiento a la obra,
lectura de libreto, y bocetamos las primeras ideas

En una segunda instancia presencial trabajamos intensamente
en el montaje, fue un proceso de mucho trabajo 
y muy intensivo que duró dos meses
El trabajo culminó en una residencia de creación en
Colombia, donde estuvimos 15 días en un Circo Ecológico dedicados
exclusivamente al montaje de la obra, allí se terminó de crear y al volver
pulimos detalles y estrenamos.

¿Qué cosa o que sensación has sentido cuando terminó la
primera función?
Una satisfacción enorme, por un lado de ver el resultado
terminado, de todo lo que uno piensa e imagina en su cabeza, verlo
materializado es algo hermoso; y por el otro, ver la sala llena, con el público
de pie y emocionado hace darte cuenta que todo valió la pena.
Básicamente y sin contarnos el final de la historia ¿Qué nos
cuenta la obra?

Dos mujeres cuentan cómo sobreponerse a las limitaciones
físicas para vivir una vida plena, sin ataduras, escapando cada día de los
prejuicios y las miradas inquisitivas. Representan momentos de la historia de
Frida, historia mágica y entrañable de una joven artista que resistió durante
décadas los tormentos físicos de un accidente que jamás logro vencer su orgullo
y su deseo, una mujer que aprendió a vivir bajo la influencia de un gigante
creador llamado Diego Rivera.

Es una obra que pone en manifiesto lo
más profundo de la mujer a través de la combinación del teatro, la danza, y la
acrobacia aérea.

¿Cuál fue el mayor desafío, al momento de empezar a armar las distintas partes
de la obra?

Creo que lo más complejo es la fusión de las diferentes
disciplinas, trabajar con tantas ramas distintas del arte y lograr hacer un
producto contundente e integrador. Fusionar el teatro, con la danza, la
acrobacia de piso, aérea, el canto, y a eso sumarle la escenografía, las luces,
y la música, no es para nada tarea sencilla.
¿Contanos un poco como fue ese paso de la actuación a la
dirección?
No creo que sea un paso, siento que es un camino de
exploración en donde una va probando diferentes cosas. Desde muy chico estudio
teatro, y en mi formación como actor y acróbata siempre he tratado de
complementar con la danza, el canto, el circo, y también la dirección. Hace
unos años había una convocatoria de dramaturgia y dirección en Mendoza y
presenté mi primer proyecto como director, después de eso vino GRIETAS, mi
primer obra de teatro físico, y luego EN TU REFLEJO, pienso que en cada paso se
aprende y que estamos cada día en constante formación. Dirigir es una tarea muy
compleja e intensa pero muy interesante y llenadora.
Me imagino que después de estos años arriba de un escenario
debe haber un tipo de obras teatrales que te gustan más que otras… ¿Cuáles son
tus preferidas para actuar y cuales para dirigir?
Cada obra es un desafío, y tiene su lado lindo e
interesante. Actualmente elijo obras en donde el cuerpo tenga importancia y
fuerza de transmisión. También disfruto mucho de los musicales, que implican
actuar, cantar y bailar, y siento que te ponen a prueba todo el tiempo. Me interesan
la obras que tienen algo para decir, algo para reflexionar, y que busquen
formas nuevas de contar. Para dirigir, elijo el teatro físico, la fusión de
disciplinas, el contar a través del cuerpo, el impacto y la intensidad, pienso
que hay que entrar al público por nuevos lugares, mostrar cosas que no están
acostumbrados a ver, emocionar y hacer pensar desde otro lugar.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*