Ámame tal como eres

presenta
 “Conozco tu miseria, las luchas y tribulaciones de tu alma, la
debilidad y las dolencias de tu cuerpo. Conozco tu cobardía, tus pecados
y tus flaquezas. Y a pesar de todo te digo: dame tu corazón, ámame tal
como eres.

Si para darme tu corazón esperas ser un ángel,
nunca llegarás a amarme. Aún cuando caigas de nuevo muchas veces en
esas faltas que quisieras no cometer jamás y seas un cobarde para
practicar la virtud, no te consiento que me dejes de amar.


Ámame
tal como eres. Ámame en todo momento, cualquiera que sea la situación
en que te encuentras, de fervor o sequedad, de fidelidad o traición.
Ámame tal como eres. Quiero el amor de tu corazón indigente. Si esperas a
ser perfecto para amarme, nunca me amarás.

 


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

¿No tengo yo
poder para transformar un grano de arena en un serafín radiante de
pureza, de nobleza y de amor? ¿No podría hacer surgir de la nada
millones de santos aún más perfectos y santos que aquellos que hasta
ahora he creado, con el gesto único de mi voluntad? ¿Acaso no soy
todopoderoso? Si yo deseara dejar para siempre en la nada mil seres
maravillosos prefiriendo tu amor, ¿no tengo derecho? Déjame amarte,
quiero tu corazón. En mis planes está el moldearte, pero mientras eso
llega, te amo tal como eres. Y quiero que tú hagas lo mismo. Deseo ver
tu corazón que se levanta desde lo profundo de tu miseria. Amo incluso
tu debilidad. Me gusta el amor de los pobres. Quiero que desde la
indigencia se levante incesantemente este grito: te amo, Señor. Lo que
me importa es el canto de tu corazón.

¿Para qué necesito
yo tu ciencia o tus talentos? No te pido virtudes. Y aún cuando yo te
las diera eres tan débil que siempre se mezclaría en ellas el amor. Pero
no te preocupes por eso. Preocúpate sólo de llenar con tu amor el
momento presente.

Hoy me tienes a la puerta de tu corazón,
como mendigo, a mí que soy el Señor de los señores. Llamo a tu puerta y
espero, apresúrate a abrirme. No alegues tu miseria. Si conocieras
plenamente la dimensión de tu indigencia morirías de dolor. Una sola
cosa podría herirme el corazón: ver que dudas y que te falta confianza.

Quiero
que pienses en mí todas las horas del día y de la noche. No quiero que
realices ni siquiera la acción más insignificante por un motivo que no
sea el amor. Cuando te toque sufrir, yo te daré fuerzas. Tú me diste
amor a mí, yo te haré amar más de lo que hayas podido soñar.

Pero recuerda esto: ¡Ámame tal como eres!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*