Entrevista a Anabella Valencia, directora artística de Teatro El Popular

presenta

El Popular 5 Años de
Teatro + Cultura

Teatro El
Popular
es una Asociación Civil sin fines de lucro
dedicada a la difusión, promoción, producción y educación del teatro argentino.

Con gran esfuerzo de su fundador Jorge Valencia, de la mano del
arquitecto Marcelo López y del escenógrafo Héctor Calmet, un garaje se
transformaba en El Popular, un coqueto teatro de la calle Chile al 2080, en el
barrio de Balvanera.

El 7 de Mayo de 2012 abrió sus puertas al público en general con una
emotiva ceremonia acompañada por gran parte de las personalidades del teatro
independiente porteño. Allí se pudo ver el milagro de ese garaje convertido en
un gran espacio artístico con dos salas, y un pequeño y acogedor bar.
Desde entonces y bajo la dirección artística de Anabella Valencia, se han
estrenado 128 espectáculos de autores argentinos, algunos de los cuales han
realizado funciones para escuelas secundarias; han pasado por sus escenarios
1400 artistas; se han deleitado 6.500 espectadores; se ha fundado el Concurso
de Dramaturgia Federal “Estampas de la Argentina Actual”, y se ha creado la
Escuela Integral de Actuación Argentina donde se dictan Talleres y Cursos de
artes y oficios del gran quehacer teatral, y se ha instalado un gran Taller
Escenográfico.

 

(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

 Entrevista a Anabella Valencia, directora artística de Teatro El Popular
¿Cómo surgió la idea de crear este espacio
cultural?
La idea
fue de Jorge Valencia, creador y fundador del espacio. Jorge es un hombre que
viene del cine. Su oficio fue el de compaginador. Con la vieja moviola y desde
los queridos laboratorios Alex ha realizado numerosos largometrajes que han
sido emblemáticos del cine nacional como “La Raulito” u “Operación Masacre”,
entre muchos otros. Luego, a la par de las nuevas tecnologías, creó la Post
Productora “Clips Producciones”, lugar indispensable hasta nuestros días para
la publicidad, el cine y la televisión argentina.
Siguiendo
su afinidad con las artes visuales creó este espacio con la idea de un
encuentro diario y cercano con la producción artística, donde el teatro, la
música, el cine, el circo, y toda disciplina artística independiente
argentina  pudieran encontrar un espacio
donde desarrollarse.
¿Llevó mucho tiempo en poder concretar la idea?
Le llevó
una vida para juntar el dinero y tres años desde que compró la propiedad, que
era un garaje, y lo transformó en teatro. Esto fue posible gracias a la gran
ayuda del escenógrafo Hector Calmet, quien estuvo en la idealización del
espacio y del gran arquitecto Marcelo Lopez, quien casualmente hizo las
refacciones del hermoso teatro 25 de Mayo de Villa Urquiza. 

¿Cuáles fueron los principales obstáculos?

Los
principales obstáculos  van de la mano de
políticas de Estado que desalientan estas actividades. El Gobierno de la Ciudad
de Buenos Aires no comprende lo que significa realizar actividades sin fines de
lucro, y nos acosan y asedian como a una empresa o a una multinacional. Para
nosotros la cultura es un bien social de primera necesidad, imprescindible, pero
el Gobierno de esta Ciudad Autónoma está viendo con otro prisma el trabajo
cultural. Es muy contradictorio, ya que la querida Buenos Aires es considerada
por el mundo entero una de las ciudades con más actividad teatral y cultural, y
valorada por esto mismo. Sin embargo, las reglas de juego son desalentadoras
para todos los que hacemos esta actividad. Tenemos serios problemas con la
municipalidad, muchas veces los propios inspectores desconocen las leyes que
rigen sobre el teatro independiente. Desde el año 2012 no se ha habilitado
definitivamente ninguna sala, increíble, y a nivel nacional el tema empeoró en
el último año y medio, ya que se suman las subas de las tarifas de impuestos y
servicios. Estamos en jaque.
Supongo que deben tener alguna anécdota o historia
que nos pueda robar una sonrisa… ¿cuál es la que se te viene ahora a la mente?
Como
directora artística del teatro he participado activamente en cada uno de los
proyectos que han sido parte de estos cinco años. He sentido parte de la
emoción de cada integrante de los elencos o bandas que han estado aquí. Para
graficar un poco de qué se trata esto les contaré una anécdota que tiene que
ver con EUREKA, de Claudio Martinez Bel. Este espectáculo se estrenó en el año
2013. El día del estreno, el elenco integrado mayormente por mujeres payasas
estaban realizando un ritual afectuoso antes de dar sala (todos los
elencos hacen/hacemos esto). Estaban abrazadas, besándose, lanzando alaridos,
emocionadas por lo que estaba por suceder. Cuando, de pronto, a uno de los
técnicos se le cae una escalera de metal de 5 metros. La escalera cae sobre mi
pie, que sólo tenía puesto una sandalia, por lo que cayó de lleno en mi
empeine. Yo estaba en la sala esperando que terminaran el conmovedor abrazo
para realizar el ingreso del público y que comience la función. Al caer
semejante peso en mi pie lo primero que pensé fue: “Yo no puedo arruinar este
estreno, las chicas no pueden saber que tengo el pie roto…”, por lo que ni
siquiera grité, me comí el grito y las lágrimas. Tragué saliva y respiré hondo,
puse una sonrisa como si nada hubiera pasado, di sala, la función comenzó y me
fui corriendo al hospital, sola, para que nadie desviara su atención en donde
debía estar: en el estreno tan esperado de EUREKA.
¿Cuál es el mayor desafío que tiene hoy el teatro
independiente?
No
aflojar. Unirse. Seguir valorándonos como parte de lo mejor que tiene la
cultura argentina. Sin soberbia, pero con una mano en el corazón, la producción
teatral independiente argentina es prolífera y de gran calidad. Las mejores
obras teatrales argentinas, en todos los tiempos, salieron del teatro
Independiente. Esto lo tenemos que difundir y hacer valer. El teatro
independiente es un trabajo y esfuerzo en conjunto y es sin fines de lucro. No
depende de su rentabilidad para llevarse a cabo. Es un valor difícil de
entender en estas épocas donde lo exitoso y lo que se busca viene de la mano
del poder comercial. Sin embargo, el teatro independiente subsiste por su
solidaridad y soberbia de trabajo. Fijate que cada vez que una sala está en
peligro de extinción, todas nos alistamos atrás de la sala y ahí estamos
apoyando y siendo creativos para que no suceda el desastre. Así es como la
actividad se auto-defiende. El desafío es no bajar los brazos, no rendirse ante
las políticas provocadoras de desaliento y encontrar los canales creativos e
inteligentes de difusión para que conozcan nuestra existencia, nuestras dificultades
y nuestros logros.
¿Cuáles son los sueños cumplidos y los que aún
faltan cumplir?
Los
sueños cumplidos son los que tienen que ver con la materialización de poder
llevar a escena más de 130 espectáculos, que los hayan visto miles de
espectadores, que cientos de artistas hayan podido mostrar sus creaciones y que
no hayamos desistido, ni muerto en el intento.
Y los que
aún faltan cumplir tienen que ver con la Escuela Integral de Actuación, la cual
está en pleno crecimiento. Queremos que se acerquen más alumnos/as para
trabajar y conocer los oficios y artes teatrales de la mano de grandes
profesionales/profesores.
Por otro
lado y fundamentalmente, deseamos poder trabajar (junto a los/as compañeros/as
que formamos este colectivo) más enfocados en lo meramente artístico, y no
tener que malgastar horas y horas de nuestro tiempo con trámites engorrosos que
exigen las malas políticas de Estado que no contemplan nuestro trabajo
específico. Tenemos que estar explicando en cada lugar y en cada circunstancia
de qué se trata, mostrar las leyes que nos amparan hasta para pagar una cuenta
de AySA. Algún día podemos contarles los trámites semanales y el dinero que
gastamos en cada uno y creo que tendrían que escribir un libro al respecto: “Cómo
hacerle difícil la vida a la actividad cultural” Ya dijo el maestro de los
maestros “Alezzo” por qué cerró su sala teatral El Duende… en fin. Cuando
soplemos las velitas estaremos pidiendo en nuestros deseos varias cosas por el
estilo.
¿Qué es lo que podemos encontrar o cual es la
filosofía del espacio teatral?
Teatro el
Popular está dedicado a la difusión, producción, realización y educación del
teatro argentino.
¿Cuáles son las actividades que se realizan y
cuales les gustaría poder llegar a realizar?
En el
teatro van a encontrar muy buenos espectáculos nacionales. Autores nóveles y
clásicos. Una cartelera que comparte a ambos tipo de autores porque creemos que
la identidad se da de la mano de lo que fuimos, somos y seremos. Podés
encontrar a Discépolo, Arlt, Cossa, Gorostiza como a Molina, Medina, Saba,
Valencia. Autores reconocidos de ayer y de hoy, como a autores nóveles. Damos
lugar. Abrimos el espacio conscientes de lo difícil que es conseguirlo.
Y en el
terreno de lo musical vas a encontrar al querido Tata Cedrón con toda su
productividad, trayendo a todo tipo de músicos bien autóctonos.
Vas a
encontrar una escuela con artes y oficios teatrales ( Actuación, Escenografía,
Ventriloquía, Iluminación, Clown), un gran taller escenográfico donde se
realizan las producciones propias y las funciones especiales para escuelas.
¿Con que comodidades cuenta el teatro? (cantidad de
espectadores) (espacio del escenario)
Sala
Discépolo es una hermosa sala con un escenario de 7,50 x 6,50 mts. y una
gradería que puede contener a 120 espectadores.
También
cuenta con un gran taller escenográfico donde realizamos las producciones
propias, una sala más pequeña de 4,5 x 11 mts. para realizar clases y
espectáculos, y un pequeño bar acogedor donde podés tomarte un café y leer uno
de los textos que ofrecemos gratuitamente en el espacio.  
Los
esperamos.
Anabella
Valencia.

 

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*