RYAN HRELJAC…

presenta

Ryan Hreljac El niño que quiso acabar con la sed en África
Ryan
Hreljac nació en mayo de 1991 en Ontario,(Canadá). En 1998, la maestra
de Ryan decidió hablar a su clase sobre las condiciones que afrontaban
sus homónimos africanos. Les preguntó ¿cuál creían era la principal
causa de muerte para los escolares? La mayoría contestó que la falta de
alimentos y se sorprendieron mucho cuando la maestra reveló que era por
beber agua contaminada.
Ryan que en ese momento tenia seis años,
preguntó cuanto costaba un “grifo” en África, la maestra recordó haber
leído en alguna parte que unos $70 costaba una bomba extractora.


A
partir de ese momento, germinó en la mente de Ryan una idea que gracias a
su tenacidad, rendiría frutos insospechados. Dado que su familia era de
clase trabajadora, pasó muchas dificultades para convencer a su madre
de que permitiera hacer trabajos domésticos en su casa para hacerse
acreedor a esa suma. Sus hermanos comenzaron ayudando pero pronto se
aburrieron. Después de cuatro meses de hacer cuanta tarea casera le
permitía su escasa estatura, logró acumular, moneda a moneda, la suma
deseada, y su madre le acompaño a entregar su dinero a WaterCan , una
ONG especializada en la lucha para proveer acceso a agua a la población
más pobre del planeta.
Una vez allí se enteraron que los $70 eran
sólo para adquirir una bomba manual. Para perforar un pozo necesitaban
unos $2000. La directora ejecutiva de la oficina local, impresionada por
la convicción del niño, convenció a sus superiores de financiar, a
medias con él, lo que faltaba para la construcción del pozo. Ahora, solo
ascenderían a unos $700.
Gracias a lo contagioso de su entusiasmo y
su actitud positiva, el tozudo niño no tardó en recolectar ese dinero en
su comunidad y vecindario, y en enero de 1999 se perforó un pozo en el
costado de la escuela primaria Angolo en Otwal, al norte de Uganda,
localidad azotada por el SIDA y la sequía, donde uno de cada cinco niños
moría antes de cumplir la edad de Ryan.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

Pero la ambición de
Ryan no quedó ahí. Cuando supo que los pozos se perforaban manualmente,
comenzó a recolectar dinero para la compra de un taladro móvil (cuyo
coste era $25,000). Tuvo la suerte de que su historia fuera divulgada
por un periódico y posteriormente, se hizo un documental para
televisión. Entonces, comenzó a recibir cartas y donaciones de todo el
país. Simultáneamente en su clase, se había iniciado un intercambio de
cartas, con los niños de la escuela de Angola.

El amigo de
correspondencia de Ryan le escribió: Querido Ryan, me llamo Akana Jimmy.
Tengo 8 años. Me gusta el fútbol. Nuestra casa está hecha de hierba.
¿Como es en los EEUU? Tu amigo, Akana Jimmy. Ryan le contestó : Querido
Jimmy, Debe ser fantástico tener una casa hecha de hierba. Tengo 8 años.
¿Bebes agua de mi pozo todos los días? ¿Cual es tu materia preferida en
la escuela? Iré a Uganda cuando tenga 12 años. Mi casa está hecha de
ladrillos. Escríbeme pronto. Tu amigo Ryan.

Así es como Ryan
conoció a Akana, un chico, que había escapado de las garras de los
ejércitos de niños y luchaba cada día por estudiar
En julio del 2000
Ryan y sus padres llegaron a Angola. Ryan miró a su alrededor con
asombro cuando vio a 5,000 niños en fila por la calle que iban a la
escuela y gritaban, “¡Ryan, Ryan, Ryan! “¡Saben mi nombre! dijo
asombrado. “Todos los que viven a 100 kilómetros a la redonda saben tu
nombre, Ryan dijo Shibru.
Llegaron al pozo junto al jardín. En la
superficie del pozo había una inscripción: “El Pozo de Ryan,” donado por
Ryan Hreljac para la comunidad de la escuela primaria de Angola. El
amigo de Ryan lo llevó a cortar la cinta y comenzaron las celebraciones.


(adsbygoogle = window.adsbygoogle || []).push({});

La
recaudación de fondos inicial de Ryan de $70 ha crecido hasta $750,000 a
través de la Fundación de Ryan’s Well , (El Pozo de Ryan) que
proporciona agua limpia y servicios de salud a la gente de África con
proyectos en Nigeria, Tanzania, Malawi y Etiopia, incluso Uganda.
Ryan
continúa trabajando con su familia para realizar su sueño. El
gobernador general de Canadá le ha otorgado una medalla al mérito por su
servicio. En la cumbre, era uno de los presentadores de expertos de
UNICEF sobre Salud de Agua y la Pobreza. Como resultado de eso ha sido
invitado a trabajar en iniciativas de niños con la Organización Mundial
de Salud (World Health Organization).
Ryan se graduó en St. Michael’s
CHS en Kemptville, Ontario, Canadá en Junio 2009. Actualmente estudia
en la University of King’s College en Halifax, Nueva Escocia.

Hoy
en dia Ryan tiene su propia fundación y lleva más de 400 pozos en
África, se encarga también de proporcionar educación y de enseñar a los
nativos a cuidar de los pozos y del agua. Recoge donaciones de todo el
mundo y estudia para ser ingeniero hidráulico. Ryan se ha empeñado en
acabar con la sed en África. No lo ha prometido; lo está consiguiendo.
Aquí os dejo su web, por si queréis hacer vuestro donativo: http:// www.ryanswell.ca

siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram sígueme en Blogger

1 Comentario

  1. Impresionante historia de lucha y deseos de ayudar al prójimo, digno de emular. Historias como ésta deben de darse a conocer y llevarlas a nuestros niños y jóvenes para que se motive y vean que sí se puede.
    Gracias Ryan, Dios te bendiga siempre

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*