Fidelidad

presenta
Fidelidad



Un matrimonio bautizó con la palabra “Increíble” a su hijo, porque tenían la certeza que haría increíbles cosas a lo largo de su vida. 
Lo cierto es que, lejano a aquel mandato familiar, Increíble tuvo una vida equilibrada y tranquila. Se casó y fue fiel a su esposa durante setenta años. 
Los amigos le hacían todo tipo de bromas, porque su nombre no coincidía con su estilo de vida. 

Justo antes de morir, Increíble le pidió a su esposa que no pusiera su nombre en la lápida, para evitar cualquier tipo de bromas. 
Cuando murió, la mujer obedeció el pedido, y puso, humildemente: “Aquí yace un hombre que le fue fiel a su mujer durante setenta años”. 


Cuando la gente pasaba por ese lugar del cementerio, leían la placa y decían: “¡Increíble!”


siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram sígueme en Blogger

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*