APRENDA A COMUNICARSE

presenta
APRENDA A COMUNICARSE
 

Llega un paisano al bar del pueblo y deja atada a su perra a un
árbol. Al instante una jauría de perros se arremolina a su alrededor
tratando de conquistarla.
En medio de un concierto de ladridos,
gruñidos, mordiscos y aullidos, un policía entra al bar y pregunta por
el dueño de la perra.
El paisano que se estaba tomando un vaso grande de ginebra, levanta la mano y dice: “yo”.
Su perra está alzada, le dice el policía.
-No puede ser, yo la dejé en el suelo, responde el paisano.
– Quiero decir que está en celo, insiste el policía.
-No puede ser, yo jamás le dí motivos; ni siquiera miro a otras perras… contesta el gaucho sediento.
-Digo que está caliente, ¿me entiende?
-No, no le entiendo; me cercioré de dejarla a la sombra.
 

Exasperado, el policía exclama:
“Oigame, su perra quiere tener relaciones sexuales”
El paisano le responde:
“Pués, ¡Adelante mi hijo! Siempre quise tener un perro policía.

HABLAR NO ES LO MISMO QUE COMUNICARSE.
Mas informacion sobre la obra

Nombre

Email

siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram sígueme en Blogger

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*