Paula Marrón, directora de Antihéroe off

presenta
Entrevista a Paula Marrón, directora de Antihéroe off

¿Cómo fue que surgió la idea de llevar esta obra al teatro?
La idea surgió de Patricio Abadi. Yo estaba haciendo con él Isla
Flotante (Vísperas de Malvinas) y cuando terminó de escribir el material me lo
pasó para que lo leyera. Me acuerdo que lo leí y me conmovió la sensibilidad
del relato. Patricio tiene una forma de narrar muy poética, crea mundos donde
los personajes están llenos de vida, de matices y contradicciones. Sus obras
siempre me generan preguntas y justamente esas preguntas son las que te llevan
a querer indagar cuando le ponés el cuerpo a esas palabras.
Para mí, fue un gran desafío y un placer enorme que él me haya elegido
para que lo dirija. Disfruté mucho del proceso de creación y aprendo mucho de
él.
¿Llevó mucho tiempo el armado de la obra?
Fue un proceso de siete meses, pero ensayamos mucho en el último tramo.
Nos permitimos buscar la esencia del material tanto desde el registro del
personaje como desde lo espacial.  
Creo que cuando uno dirige o actúa, si bien parte de determinadas
hipótesis, se tiene que permitir buscar y hasta cuestionar sus propias ideas.
Con Patricio tuvimos un diálogo constante a la hora de crear. Los dos somos muy
exigentes pero al mismo tiempo, confiamos mucho en el trabajo del otro. Nos
costó encontrar lo que hoy es Antihéroe off pero fue justamente esa búsqueda la
que hizo posible esta obra.
Al mismo tiempo, en cuanto al armado de la obra, quiero mencionar
al  equipo de colaboradores artístico que
trabajaron con nosotros: Ricardo Sica (iluminación), Marina Otero
(coreografía),  Malena Graciosi (diseño
sonoro) y Cecilia Zuvialde (vestuario).

¿Qué cosa o que sensación has sentido cuando termino la primera función?

Cuando terminó la primera función de Antihéroe off sentí que  habíamos transitado el camino correcto.
Cuando uno estrena un material, ve plasmado lo que “creo”,   la creación es algo bello que siempre
implica caos, frustración, ilusión… uno atravieza todas esas emociones en el
montaje de una obra. Tato Pavlovsky siempre me decía que sin pasión no hay arte
y creo que nosotros fuimos apasionados a la hora de crear.  
Básicamente y sin contarnos el final de la historia ¿Qué nos cuenta la
obra?
Antihéroe off cuenta la historia de Remo,  un actor del off apasionado y sensible que
lucha por un sueño: reencontrarse con su hijo que hace seis meses está viviendo
con su mamá en Londres.
Es una historia de amor, del amor más puro y genuino, la de un padre y
un hijo. El protagonista hace hasta lo imposible para poder juntar el dinero
que le permita viajar.
¿Cuál fue el mayor desafío, al momento de empezar a armar las distintas
partes de la obra?
Creo que hacer un unipersonal ya implica un desafío. No es una tarea
sencilla.  En este caso, la entrega de
Patricio en el escenario es inmensa. Sostiene la obra de principio a fin y
atravieza distintas emociones con verdad e intensidad. 
Creo que lo más difícil fue encontrar la organicidad entre los
personajes que él hace  y el deseo que lo
atravieza: reencontrarse con su hijo. Que no se perdiera eso en ningún momento
del relato.

¿Contanos un poco cómo fue ese paso de la actuación a la dirección?

Fue casi sin darme cuenta que dejé de actuar para dirigir pero tengo que
reconocer que desde que empecé a estudiar teatro siempre me interesó observar
los trabajos desde afuera y poder aportar una mirada.
Elvira Onetto fue quien me brindó un espacio para que hiciera mis
primeros trabajos de dirección en su taller. Los primeros textos en los que me
metí en el mundo de la dirección fueron de Tato Pavlovsky: Cámara Lenta y El
señor Galíndez.
La verdad es que disfruto mucho de dirigir. En la dirección también hay
algo lúdico, soy de esas personas que 
cree que las obras nacen poniéndole el cuerpo. Hay que permitir que el
material se exprese, mute, se modifique, confiar, darle tiempo a que madure
tanto en la cabeza del director como en la de los actores.
 Me imagino que después de
estos años arriba de un escenario debe haber un tipo de obras teatrales que te
gustan más que otras… ¿Cuáles son tus preferidas para actuar y cuales para
dirigir?
A mi particularmente, tanto para actuar como para dirigir, me gusta el
dramas. Sin embargo, Antihéroe off tiene un poco de todo… Recuerdo que la
primera vez que la leí y me junté con Patricio, yo le dije, esto es un drama y
él me miró y me dijo: ” no, es una comedia”. Creo que el trabajo y la
mirada de ambos hizo que se fundieran ambos géneros en un mismo material. 

Mas informacion sobre la obra

Nombre

Email

siguenos en facebook siguenos en Twitter Canal de youtube sígueme en Instagram sígueme en Blogger

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*