El origen del Halloween

presenta
 
Halloween o Noche de Brujas es una fiesta que se celebra principalmente
en Estados Unidos, Norte de México, y algunas provincias de Canadá en la
noche del 31 de octubre. Tiene origen en la festividad celta del
Samhain y la festividad cristiana del Día de todos los santos. En gran
parte, es una celebración secular aunque algunos consideran que posee un
trasfondo religioso. Los inmigrantes irlandeses transmitieron versiones
de la tradición a América del Norte durante la Gran hambruna irlandesa
de 1840.



Un poco de historia

Desde el siglo IV la Iglesia de Siria consagraba un día a festejar a
“Todos los Mártires”. Tres siglos más tarde el Papa Bonifacio IV (615)
transformó un templo romano dedicado a todos los dioses (panteón) en un
templo cristiano dedicándolo a “Día de todos los Santos”, a todos
aquellos que los habían precedido en la fe.

La fiesta en honor de Todos los Santos, inicialmente se celebraba el
13 de mayo, pero fue el Papa Gregorio III (741) quien la cambió de fecha
al 1 de noviembre, que era el día de la “Dedicación” de la Capilla de
Todos los Santos en la Basílica de San Pedro en Roma. Más tarde, en el
año 840, el Papa Gregorio IV ordenó que la Fiesta de “Todos los Santos”
se celebrara universalmente.

Como fiesta mayor, ésta también tuvo su celebración vespertina en la
“vigilia” para preparar la fiesta (31 de octubre). Esta vigilia
vespertina del día anterior a la fiesta de Todos los Santos, dentro de
la cultura Inglesa se tradujo al inglés como: “All Hallow’s Eve
(‘Vigilia de Todos los Santos’ )”. Con el paso del tiempo su
pronunciación fue cambiando primero a “All Hallowed Eve”, posteriormente
cambio a “All Hallow Een” para terminar en la palabra que hoy conocemos
“Halloween”.

Existen algunas prácticas tradicionales en las naciones celtas que
aun conservan la herencia de dicha fiesta, como las diásporas irlandesa y
escocesa.

La misma palabra fue usada para nombrar un mes en el antiguo
calendario celta, en particular a las primeras tres noches de este mes
con el festival marcando el final del verano y de las cosechas. En los
idiomas gaélicos “Samhain” es la palabra para “noviembre” y puede
significar “fin del verano”.

La festividad céltica del Samhain se describe como una comunión con
los espíritus de los difuntos que, en esta fecha, tenían autorización
para caminar entre los vivos, dándosele a la gente la oportunidad de
reunirse con sus antepasados muertos. Para mantener a los espíritus
contentos y alejar a los malos de sus hogares, dejaban comida fuera, una
tradición que evolucionó convirtiéndose en lo que hoy hacen los niños,
yendo de casa en casa pidiendo dulces.

Después de que los romanos conquistaran gran parte de los territorios
celtas, estos influenciaron el mundo céltico con sus festivales a la
diosa romana de la cosecha, Pomona. Más tarde, los cristianos
calificaron las celebraciones celtas como una práctica herética,
destruyendo bajo este pretexto gran cantidad de la cultura, monumentos, y
tradiciones celtas, para afianzar su dominio político y social del
viejo continente. Fue la época de sometimiento de los pueblos libres
paganos, que eran convertidos al cristianismo demonizando sus creencias,
adoptando sus festivales, y convirtiéndolos al cristianismo. Así, el de
Samain se convirtió en el día de Todos los Santos, de donde deriva el
nombre inglés de Halloween.

Por el Samhain era costumbre vaciar nabos (posteriormente calabazas,
debido a una tradición irlandesa) para ponerles dentro velas. Varios
siglos después, esta tradición tiene continuidad en el actual Halloween,
exportación de los irlandeses a Estados Unidos en el siglo XIX y
principios del XX.

fuente: http://culturizando.com/la-nota-curiosa-el-origen-del-halloween/

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*