Opaa! (crítica)

presenta
UNA
“ATREVIDA” VENGANZA
¨Es por mí que se va a la
ciudad del llanto. Es por mí que se va al dolor eterno y al lugar donde sufre
la raza condenada… Abandona la esperanza si entras aquí¨
(Dante Alighieri – La Divina
Comedia)
No resulta sencillo mencionar a aquellos que
solemos denominar “marginados” sin caer en la trillada crítica despiadada o lo
que es peor, la demagogia que tanto nos viene inundando hace años.  La vida de estos personajes que, por falta de recursos
o por exceso de eso que ellos mismos pregonan con orgullo y denominan “tener
calle”, siempre resulta desagradable.  Qué
se esconderá detrás de ese “tengo calle”? 
Particularmente siempre me llamó la atención esa frase. Será como una
especie de carnet o diploma que entregan 
a los que la vida les pegó un sopapo de lleno y a mano abierta?
Suciedad, fetidez, promiscuidad; todo ese
rejunte es lo que se ve en la casa de “Opaa”, una suerte de patética madama,
que concentra el poder y dinero de lo que intenta ser una familia de escasos
recursos. Lo bizarro se funde con una parte de humanidad que quiere aflorar
entre nosotros, los espectadores, para entender el núcleo que lleva al
desenlace de esta historia de venganza y amor (en ese orden) que enciende las
luces de una humilde vivienda – vaya a saber de qué barrio-todos los miércoles en
el teatro Columbia.
Sin dejar de resaltar el correcto trabajo de
Celeste Di Giovanni, su protagonista, aparecen personajes tan ricos que – a
pesar de ser secundarios  -levantan y dan
vida a esta historia que consigue aunar la comedia y el drama en cuestión de segundos.
Destacadas actuaciones de Tobías Grosman como
el hijo homosexual de Opaa, y Martín Errea, un querible borracho con una vida no
menos despreciable que el resto, logran producir ese sentimiento tan ambiguo
como es la compasión; o Luciano Heredia, que se mete perfectamente en su
personaje casi desde “los vestuarios” vendiendo medias –como tantos otros que
deambulan por la avenida Corrientes- a aquellos que hacen fila para ingresar al
teatro. También en esta oscura tragicomedia, creación de Diego Doello, brillan
Matías De Leis Correa y Micaela Battiato.
Por suerte lo que vemos no es nuestra realidad,
o al menos no la aceptaríamos como propia. Por suerte todo eso es tan lejano a
nosotros. Porque el infierno que imaginó Dante, al fin y al cabo, no dista
tanto de esto.
El elenco además lo integran Federico
D’Onofrio, Paula Gusberti, Diego Doello. Germán Bua y Roberto Roveda.
Miércoles 20.30 hs. Teatro Columbia
Av. Corrientes 1537 – CABA
Crítico Invitado:

Josefina Brites.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*