Entrevista a VICTOR CANO AYERRA

Presenta
VICTOR CANO AYERRA
Director de 
El Hombre de la Nariz Rota
Los Invertidos
 

¿Cómo fue que surgió la idea de llevar
esta obra a el Teatro?

Una tarde Rolo Sosiuk, el autor de la obra y actor que yo dirigía (y dirijo) en Los Invertidos me dijo que le gustaría que me haga cargo de la dirección de
El Hombre de la Nariz Rota. Me pasó el texto y pusimos manos a la obra.
 

¿llevo mucho tiempo el armado de la obra y como fue la
selección de los actores que la representan?
Una vez que tuvimos el texto en la mano con Vera Schmit,
asistente de dirección, comenzamos a investigar sobre los personajes, su
entorno social, político. Luego nos adentramos en la adaptación del texto y
todo lo que conlleva la creación de la puesta en escena.
En cuanto a los actores, la mayoría fueron elegidos por Rolo antes de que me
elija a mi como director,  y otros dos
llegaron despues de mi al proyecto por casting y recomendación. Es un grupo de
profesionales increíble.
¿Qué cosa o que sensación has sentido cuando termino la
primera función?
Si bien salió muy bien, ya estaba pensando en las mejoras.
Siempre se puede mejorar un poco mas.
Básicamente y sin contarnos el final de la historia ¿Qué nos
cuenta la obra?

Nos cuenta la historia de Rodin, un tipo huraño, violento, que es un artista
increíble, de los mejores de la historia. Era escultor y profesor de arte y se
enamora de una de sus alumnas Camille Claudel. Ella lo supera, el la odia y la
ama a la vez. Sus vidas son un infierno. Los otros dos personajes envueltos en
este infierno son Paul (hermano de Camille) y Rose (esposa de Rodin).
¿Cuál fue el mayor desafío, al momento de empezar a armar
las distintas partes de la obra?
Transmitirle a los actores la idea no sólo de la puesta sino de trabajo.
Estamos muy aferrados a modelos de trabajo lineales, cuadrados y a veces
intentar salir de eso nos bloquea. El permitirnos experimentar fue el mayor
desafío y eso sigue función a función.

¿contanos un poco como fue ese paso de la actuación a la
dirección?

Creo que son pasos paralelos; como la pierna derecha y la pierna izquierda.
Aprendo de ambos; me nutro de la actuación y sus herramientas como director, y
la visión de director me ayuda a laburar mejor como actor.  Pero siempre trato de no dejar de actuar. Las
dos cosas me mantienen vivo.


Me imagino que después de estos años arriba de un escenario
debe haber un tipo de obras teatrales que te gustan más que otras… ¿Cuáles son
tus preferidas para actuar y cuales para dirigir?
Puedo decir con seguridad que desde arriba del escenario me
gusta hacer reír al espectador,  y que
desde abajo me gusta que se vaya a su casa pensando. en que

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*