Entrevista a Miriam Martino

Miriam Martino

¿Por qué
decidiste ser artista?

No decidí ser artista, sino que
siempre me sentí atraída por lo relacionado con el arte:  cantar, actuar, tocar algún instrumento, me
hubiera gustado pintar, bailar…

Creo que las grades decisiones eligen
por uno. Tan intensa es la pasión que es ineludible.

¿A qué edad
nació esta pasión por la actuación que tenés?

Desde chica, siempre cantaba y
actuaba en el patio de mis casa que funcionaba para mí como una especie de
escenario.


 

¿Cuántos
años tenías cuando comenzó tu camino en la actuación?

Siendo muy chica estudié algo de
guitarra y cantaba desde los 7 u 8 año. Pero c omencé a cantar profesionalmente
a eso de 23 años y los estudios de canto fueron de la mano de mi maestra Carmen
Favre
.

¿Cuál es el
nombre de la obra en la que estas actuando en estos momentos?

“Canciones de grito y suspiro”

¿Qué
personaje te toco hacer?

Justamente,  este el punto… Comencé cantando pero ya de
grande, a los 29 años, estudié teatro con María Esther Fernández.

En ese momento en el programa
“Raíces” de Blanca Rébori, fui elegida como Revelación (cantaba temas de
nuestros  grandes poetas: Armando Tejada
Gómez, Hamlet Lima Quintana -con quienes trabajé- , el Cuchi Leguizamón, o
Héctor Negro  por ejemplo) pero me
enamoró el Teatro y durante mucho tiempo dejé de hacer recitales e hice
espectáculos que unían el canto y la actuación.

Así hice espectáculos en homenaje a
María Elena Walsh, a Chabuca Granda, Eladia Blázquez y Violeta Parra, a
Yupanqui o armé un libro a partir de la canción de Víctor Heredia: “Síndrome de
amor”, en donde Lidia catalano y yo interpretábamos a las madres de Juan y
Pedro.

En el recital el personaje, casi
siempre es uno. Supongo que ese desafío me hacía ruido…

Lo que voy a presentar ahora es una
“vuelta al recital” pero es imposible no sentirme atravesada por la actriz que me
proporciona herramientas para compartir estas historias, propias y de otros.

¿Como llevas
eso de ser actriz y cantante?

Ahora muy bien, me da mucho placer mi
trabajo en cualquiera de sus dos vertientes.

¿Tus padres
te apoyaron en este camino artístico?

Al principio no tanto, los padres
siempre desean evitar el sufrimiento, estaban preocupados por la dificultad que
conlleva esta profesión.  Aunque siempre
me apoyaron igual, fue cuando  vieron que
yo era feliz haciendo lo que amaba que se convirtieron en los admiradores
número uno, siempre en primera fila, acompañándome.

Recuerdo luego de una presentación el
momento en que papá, me dijo: Ya no tengo dudas, ¡naciste para esto! Era
fanáticos pero conmovedoramente objetivos, al punto de que ahora extraño esa
devolución que venía con la cena después de la presentación.

¿Cómo fueron
tus primeros pasos?

Fueron plenos de descubrimientos: de
músicos, poetas, cantantes…

¿Cuantos
años ya llevas arriba de los escenarios?

35 años!

¿Con quién
te hubiera gustado actuar y con quién cantar?

Me hubiera gustado actuar con Alfredo
Alcón y con María Rosa Gallo, a los dos tuve la suerte de conocerlos a través
de María Esther Fernández, Alfredo dio un seminario sobre Federico García
Lorca! en el Teatro “El Búho” que dirigía María Esther, e invitó  a un grupo de ex alumnos suyos, entre los que
estaba yo. Y María Rosa vino a ver un espectáculo en el que me dirigía María
Esther y le consultó si yo le podía dar clases de canto porque quería hacer un
unipersonal en el que ella iba a cantar! Y eso hice, no lo podía creer, darle
clases a María Rosa!

Me gusta actuar con grandes actores,
ése es el desafío: trabajar para estar a altura de ellos.

Cantar me hubiera gustado mucho
hacerlo con Mercedes Sosa, en la actualidad con Susana Rinaldi por
ejemplo,  ocurre lo mismo con la música,
cuando ellos cantan dan cátedra y no lo saben!

¿Qué
canciones te gustan más?

Me gustan mucho las canciones que
desde la letra y la música tienen, para mí, vuelo y eso puede suceder en todos
los géneros.

¿Cuál es tu estilo
de música favorita?

Me 
gusta mucho el folklore que trajeron los grandes poetas, o la música
ciudadana que vino de la mano de Eladia Blázquez, Héctor Nego, Carmen Guzmán.
Me gusta mucho Fito, algunas cosas de Charly, 
 y escriben cómo los dioses:
Teresa Parodi y Víctor Heredia…  también
me gusta escuchar música clásica.

¿Siempre
quisiste ser artista? ¿Qué querías ser cuando eras niño?

Sí, siempre, como te dije cantaba y
actuaba. Alguna vez pensé en ser maestra y de hecho hice la carrera del
Profesorado de Lengua y Literatura pero lo que más me gustaba eran las lecturas
que iba descubriendo!

¿Cuáles eran
tus sueños cuando eras niño? ¿Los llegaste a cumplir?

Creo que hacer lo que se ama en esta
profesión intentando no traicionarse es estar a la altura de los sueños…

¿Qué les
dirías a tus seguidores acerca de los sueños que tienen de ser alguien en la
vida?

Que nunca digan no, el no nos achica,
creo que hay que intentarlo todo para ser mejor en lo que se ama.

A veces me preguntan si me arrepiento
de no haber aceptado una propuesta discográfica por ejemplo que no me iba a
hacer feliz, que no sentía ese impulso que hace que la pasión esté intacta y mi
respuesta es.- no me arrepiento en absoluto. Ahora, si me preguntás te gustaría
llegar a mucha más gente y te respondería que sí.

¿Qué actor
jóvenes te han llamado la atención últimamente?

Son muchos y sería injusto nombrar
sólo a un par. Me conmueven cuando los veo con esa capacidad de entrega que
hace que a mí como espectadora me suceda algo, cuando los escucho y pienso:
“cómo siendo tan jóvenes la tienen tan clara”.

¿Qué sentís
cuando estás en un escenario?

Que no hay nada más importante que lo
que está sucediendo allí, aunque todo el tiempo nos suceden cosas buenas y
malas más importantes que ese instante.

¿Qué opinas
de las escuelas de música o actuación que hay en la actualidad?

Me parece fantástico que haya una
formación integral.

¿Estudiaste
en alguna escuela de actuación o música?

Mis maestras de canto y teatro
hicieron escuela: Carmen Favre y María Esther Fernández.

¿Te gustaba
estudiar cuando eras niña?

Me costaba la concentración porque me
enganchaba con aquello que me interesaba pero cuando no era así cualquier cosa
me distraía…

¿Crees que
el arte escénico es importante en nuestras vidas? ¿Por qué?

Sí, porque tenemos que aprender, nada
más y nada menos, que a volver a jugar. Y es tan sano no perder esa capacidad…  también porque el arte es transformador.

¿El nombre
de esta página es La Bitácora del Artista, como tal, qué es lo que guardarías
en la Bitácora para que otros visitantes vean?

Un mundo más justo.

¿Qué les
dirías a las personas a las que no le gusta actuar, cantar o ninguna actividad
artística?

Que hagan lo que sientan porque de
eso se trata, si cada uno pudiera dedicarse a lo que ama el mundo sería mejor!

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*