Entrevista a Sebastian Villagra

Ciclos de entrevistas de La Bitácora del Artista

¿Cuál es el nombre de la obra en la que estas
actuando en estos momentos? ¿Qué personaje te toco hacer?
La obra se titula “Los Magníficos
Delgado” que sucede los Sábados a las 23 hs en el bello teatro El Método
Kairós. En la obra interpreto a El Caragúi, ponerme en la piel de este
personaje me da cada día mas satisfacción, es un personaje que está atravesado
por el dolor y la frustración de aquella peña en la que el planea regresar, a
partir de ahí la melancolía de las ilusiones rotas y el juego perverso junto a
su hermana son el justificativo para saldar las deudas viejas en una noche de
carnaval.
¿Cuántos años tenías cuando comenzó tu camino
en la actuación y cómo fueron tus primeros pasos?
Mi camino en la actuación arrancó cuando tenía
catorce años que estudie en un taller de teatro en Santa Fé. Cuando uno es
chico tiene la fantasía de ser actor pero ahí entendí que sólo lo iba a
conseguir con mucho trabajo. A los quince años, con la compañía de teatro Juvenil
quedé seleccionado en una obra que se llamó Asteroides y que se mostró en el
teatro Municipal de Santa Fé y en otros lugares. A los diecisiete años  comencé a estudiar cine pero siempre
terminaba actuando, eso reforzó mi decisión de seguir por el lado de la
actuación. Entonces me anoté en la escuela provincial de teatro de Santa Fé en
dónde me pude desarrollar en las distintas disciplinas que me ayudaron a formar
mi actor.

¿Cuantos años ya llevas arriba de los
escenarios?
Cuando estudiaba en la escuela provincial de
Santa Fé, en una de las clases de expresión corporal fue Roberto Strada
director en aquel momento del grupo Voalá. Un grupo de teatro aéreo muy
reconocido mundialmente. Me invitó a una audición en dónde fueron muchísimos
aspirantes y ahí quedé seleccionado. Eso fue algo revelador para mí, desde ese
momento soy parte del equipo, entrené, ensaye mucho, y me formé en la
disciplina de teatro aéreo, estar colgado en arnes a más de cincuenta metros de
altura. Viajamos por todos lados, a los festivales internacionales mas
prestigiosos, México, Colombia, Chile, giras por España, Portugal, y distintas
partes del mundo. Jamás pensé poder vivir esto, fue una experiencia que me
cambió para siempre la vida. En el 2008, tomé un seminario con PEPE CIBRIAN,
quedé seleccionado para  integrar el
elenco de gira de OTHELO, desde ahí, Pepe, me convocó para las audiciones de
Las mil y una noches, en dónde quedé en el elenco, también formé parte de los
elencos de El ratón Pérez y Caligula,  y
siempre trabajando con gente talentosa como Nicolás Perez Costa y creciendo y
aprendiendo de cada proyecto.
Me imagino que en todos estos años debes tener
mil anécdotas ¿Cuál es la que más recordas, que hoy nos puede robar una
sonrisa?
Uno de los momentos más emocionantes que viví
en un escenario, era durante las funciones de Las Mil y una noches de Pepe
Cibrian, en dónde todas las funciones, en un momento específico, Claudia Lapacó
siempre se daba vuelta y me giñaba un ojo, era nuestro momento secreto que era
un motor para mí que estaba empezando. De ella apendí la disciplina del teatro
y eso lo llevo para siempre conmigo.
¿Cuál fue tu desafió en Los Magníficos
Delgado?
El desafío más grande fue volver a hacer una
obra de texto, en dónde ponía en juego todas las cosas que durante estos años
he entrenado  y aprendido. En la obra,
tenemos que cantar, bailar, hacer un trabajo físico y recrear el pueblo de
Suarez, no salimos nunca del escenario. Es como un ring en dónde estamos
dándolo todo.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*