Gracias por Amarme (Crítica)

Hoy por mi trabajo, me tocaba ir al centro porteño, y por un
conflicto gremial con la línea de subterráneos, he tenido que cambiar algunas
rutinas. En esta oportunidad había decidido viajar en colectivo. Sabía que el
viaje iba a ser más largo de lo habitual, pero mucho no me importaba, contaba
con el suficiente tiempo para llagar a mi lugar de destino sin mayores
sobresaltos. Una vez acomodado en el asiento de uno, casi al final del
colectivo, lo único que me quedaba por hacer era mirar por la ventanilla hasta
llegar a mi destino. A las pocas paradas sube una pareja, la cual se para al
lado mío y comienzan a hablar entre ellos.
Ella se veía algo preocupada, hasta podríamos decir que
estaba en un estado de asombro. Parece que la conversación rondaba por un drama
familiar.


Una de las preguntas que hacia ella era: ¿Cuánto tiempo hace
de esto? ¿Cuánto tiempo lo ocultaron?
Pero él no le respondía, como si realmente supiera muy bien
lo que había pasado y cuando. Pero sus ojos le decían que no tenía sentido que
lo supiera.
La conversación duro casi todo el viaje. Y la verdad que me
quede con muchas intrigas, ¿de que era lo que había sucedido?, que era lo que
la tenía tan desconcertada?
Cuando me bajo del colectivo un joven me acerca una
gacetilla, se trataba de la obra Gracias
por Amarme,
con libro y dirección de Hernán
Cuevas.
En el ciclo de Teatro de Autor, y me pareció una buena oportunidad
para ver esta obra.

Teatro:
La obra se presenta en el Teatro Buenos Aires, que está ubicado en Rodríguez Peña 411 de c.a.b.a.
a las 21:30hs, todos los jueves.
El teatro cuenta con una capacidad aproximada a los 150
espectadores. La sala se encuentra en un primer piso, y no cuenta con un acceso
visible para persona con cierta discapacidad.
Cuenta con un bar-cafetería donde se puede degustar de una
interesante gastronomía.
La sala de espera al espectáculo es algo pequeña, en
referencia a la capacidad de la sala.
Obra:
Ni bien entramos a la sala, el telón del escenario se
encuentra cerrado, algo que me llamo la atención. No son muchas las obras que
se comienza de esa manera hoy en día.
Las luces se bajan, el telón se corre… y lo primero que
podemos observar es que nos encontrábamos en el living de una casa. Al parecer
todo iba a transcurrir en ese ámbito.
Griselda Sánchez, en el papel de Nancy. Federico Fredes, en
el papel de Guillermo. Patricio Anchoverri, en el papel de Ulises. Nos van llevando
de a poco y a través del tiempo en la historia una familia ensamblada. Una sucesión
de hechos que atraviesa la misma entraña de la familia, hacen el nudo de esta
obra.
Gracias por amarme,
nos muestra las penas, las alegrías de una familia. Hace que nos preguntemos…¿Qué
pasa cuando algo se niega?¿Cuánto tiempo se puede ocultar una verdad? Son algunas
de las preguntas que nos va a dejar esta obra.
Los actores, lograron hacerme creer que estaba viendo el living
de una casa. Como si los estuviera espiando desde la vereda de enfrente, o
mirando a través de una ventana abierta y descubrir esos secretos que toda
familia tiene detrás de los muros que ellos mismos crean.

Agradecimientos:
Muchas gracias a Laura
Kass Mathieu,
por la invitación. Muchas gracias al Teatro Buenos Aires, por la excelente atención recibida. Y como
siempre muchas gracias al colectivero de la Línea 140 que me trajo de vuelta a mi casa.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*