Entrevista a FEDE JAMES TARÁNTOLA

FEDE JAMES TARÁNTOLA
autor, director de cine y videoclips, ilustrador,
guionista de comics, pintor, actor, diseñador de arte, músico electrónico,
periodista y narrador
¿Por qué decidiste ser
artista?
Es algo que no decidí.
Creo que le sucede a cualquier persona que se dedica al arte. Por un lado, en
mí nació en la infancia el dibujo y la escritura como un juego, del cual
proyecté para mi madurez como un oficio: vivir de mis ideas. Pero antes que
eso, antes que me diera cuenta, ya estaba viviendo para hacer mis ideas, y el
oficio se convirtió en mantener el cuerpo, alma y pilares  para producir, llevar a esta realidad mi
visión y sueños.
¿A qué edad nació esta
pasión por la actuación que tenés?
La actuación nació en
paralelo a que empecé a experimentar en lo audiovisual, cuando tenía 18 años.
Por esa época mi arte estaba más concentrado en el cuento, la ilustración, la
tira cómica, mismo en el periodismo gráfico. Como necesidad de adaptar mis
ideas a guiones más extensos, empecé a interesarme mucho más en la dirección y
el montaje, y (quizá antes de tener algunos estudios en cine) empecé a producir
mis primeros cortos, muchos de ellos donde yo hacía papeles secundarios. Fue
ahí que dedicí estudiar teatro, y de alguna manera involucrarme en el descubrir
los distintos tipos de escenarios del arte.
¿Cuántos años tenías
cuando comenzó tu camino en la actuación?
Fue entre los 18 y 20
años. La actuación estuvo condicionada por 2 factores importantes: uno fue la
serie de videos EL GATO NEGRO TEVÉ que realicé entre 1995 y 2000, que fueron
sketches lanzandos en VHS a través de la revista EL GATO NEGRO y la revista de
rock EL ACOPLE (inluyendo su canal por internet – muho antes de la Era
Youtube). Estos videos de la mano de las revistas le dieron a mi carrera
artística (siempre ligada al detrás de cámara como así también al dibujo y
narrativa) un pie para inclinarme en la actuación por un lado como un juego, y
por otro un oficio, caracterizando mis papeles y apariciones, como las
apariciones y cameos propios de un personaje creador de un universo, como son
mis sagas EL GATO NEGRO, PATO BARATUCCI, KRONA, y FROGGYS. En 2do lugar, la
actuación tuvo que ver con comprender un oficio, utilizarlo algunas veces para
comer, pero por sobre todo, como una manera de trabajar el cuerpo para luego
saber ir a escribir y crear escenas desde el papel, sea cuento, dibujo o guión.
Lo que se rea en lo gestual es el ectoplasma de la idea en un
texto/ilustración.
¿Cuál es el nombre de la
obra en la que estas actuando en estos momentos?
Actualmente estoy
cerrando algunas producciones audiovisuales (en montaje de unas, y
preproducción de otras) ligada a las sagas FROGGYS y KRONA, donde no me
involucro en la actuación. Pero sí lo estoy preparando para una obra de teatro
que combina danza, video y muchas cosas más. Un explosión visual. Y mi
aparición sería completamente distinta: sería como mi primera vez en un
casi-protagónico de teatro, pero a su vez no, porque aparezco disfrazado y/o
proyectado. La obra está inspirada en 2 artistas de San Telmo, y un
hombrecillo… y no contaré más detalles. Jajajajj!
¿Qué personaje te tocaría
hacer?
Me tocaría hacer del
hombrecillo. Un rol muy similar que tuve en la Saga FROGGY: un personaje/alma y
su mutación en distintas Eras y Estadíos. 
En el caso de esta obra, mis personifiaciones estarían muy ligadas con
mundos oprimidos y melancolía y amor, algo muy usuaul (y hasta subliminal) en
mi mundo audiovisual de circo de terror.
¿Tus padres te apoyaron
en este camino artístico?
No recuerdo. Mi madre
solía dibujar muy bien (hoy incluso pinta muy bien) y mi padre siempre me traía
hojas, lapiceras del trabajo, y muchas revistas de cine y computación
ochentosa.
Sí recuerdo a mi
tía-abuela Pilar ( Chiquita era su apodo) que en su vejez, siempre fue de
apoyarme con la lectura. Y me cultivó la coniencia de que leer era proteína,
algo que quizá en el barrio donde crecí, sólo se consideraba como
entretenimiento o cosa de puesto de diarios. Mi tía Pilar también fue la que me
orientó y me impulsó a que me presente en editoriales, que prepare mis carpetas
con dibujos, que no tenga vergüenza y toque timbres y me presente con lo que
sabía hacer. Pero lo principal, siempre me dijo que aprenda, que me pula, que
escuche los consejos, que aprenda de los grandes, que cultive mis ideas.
Gracias a su impulso, entre mis 16 y 18 años publiqué mis primeros dibujos y se
publicó mi libro de humor sobre técnicas para machetearse en el colegio. Estas
primeras actividades no sólo me dieron orgullo, sino el dinero para empezar a
moverme y comenzar a crear mis propias producciones, entre ellas la revista EL
GATO NEGRO que se mantuvo mensualmente por 10 años, y todo lo que alrededor de
ella se creó, y a su vez impulsó a otros tantos artistas, muchos de ellos en
ese momento jóvenes, hoy ya maduros, que pertenecieron desde el mundo gráfico,
el musical y el audiovisual.
¿Qué canciones te gustan
más?
Obviamente las que tienen
buen ritmillo. Las que hacen bailar aunque no se sepa bailar.
¿Cuál es tu estilo de
música favorita?
Toda. Creo que la música
es parte del ADN animal. Y como animales humanos que somos, le encontramos el
sonido a todo. Y creo que entre mis preferencias, está todo aquello que tenga
ritmillo.
¿Siempre quisiste ser
artista? ¿Qué querías ser cuando eras niño?
Lo más primario que recuerdo
fue querer ser ilustrador. Pero enseguida me dí cuenta que quería ser escritor.
Ahí tendría unos 6 años. Luego, camino hacia los 12, sabía que todas esas ideas
eran unidas por textos, guiones, y quise escribir ideas, para todos los
formatos, por lo que ya a los 18 estaba involucrado en esas 3 cosas a la vez,
el mundo de la escena, de la pantalla y el de lo impreso.
¿Cuáles eran tus sueños
cuando eras niño? ¿Los llegaste a cumplir?
Sucedió algo muy
particular cuando terminé de producir el cortometraje “3 FROGGY
SNUFF” (2010), el cual me dio muchas satisfacciones en festivales y ciclos
de cine. Un trabajo que fue extenso, laborioso, tedioso, que involucró poo
rodaje, pero muha animación y combinación de sonidos e imágenes, para lograr
variadas sensaciones. Cuando lo vi terminado, sentí que era un cortometraje
animado, que alguna vez, allá tipo 1987, con unos 11 años, me propuse que algún
día hacer. En ese momento la historia era muy inocente, pero justamente giraba
en torno a un tipo que vivía como en “loop” yendo del trabajo,
comiendo, durmiendo, y así infintamente. En ese corto, que está entre mis
trabajos audiovisuales favoritos, encontré también esa cosa que tiene el
artista, de que no sólo crea y produce lo que la cabeza la trae en el momento,
sino que hay una serie de factores (tiempo/vida) que hacen que esas ideas
realmente lleguen a la mesa una vez maduradas, para hacer que la producción
final sea consistente, y con alma.
Después tengo miles de
otros sueños cumplidos, pero son cosas tan distintas, muchas de ellas que
involucran satisfacciones, pero ninguna como esa que te cuento, el de descubrir
que había logrado mi primer sueñito de cortometraje, sin darme cuenta.
¿Qué sentís cuando
presentás una obra tuya?
Primero pánico, luego
paz. La misma sensación que debe sentir una mujer al parir.
¿Qué les dirías a tus
seguidores acerca de los sueños que tienen, de ser alguien en la vida?
Existe un gran abismo
entre la realidad y los sueños. Lo que forma ese abismo es sencillamente que
muchos sueños no son aplicables o realizables en la realidad. Pero sí, son
realizables aquellos sueños que por más imposibles que parezcan, tienen la
naturaleza pura de contar dersde la madurez y conciencia de los propios sueños,
la realidad en la que habitamos como seres.
Me imagino que en todos
estos años debemos tener mil anécdotas ¿Cuál es la que más recordas, que hoy
nos puede robar una sonrisa?
Miles, creo que muchas de
ellas podrían estar ligadas a rodajes, o mismo situaciones en festivales de
cine. Quizá alguna anécdota de copas de más en alguna presentación de alguna
obra, donde haya terminado bailando mucho y comportándome demasiado alegre.
Hubieron muchos rodajes borders, donde las situaciones muchas veces eran de
riesgo (como filmar escenas en un terreno abandonado ideal, pero habitado por
un perro malvado que salía, sólo si asomábamos por cierto ángulo del patio y
nos veía desde la puertita de su cucha en una vieja galería derruída.)
Pero la anécdota que más
me gusta y guardo en mi corazón, cincluso que me pianta algún lagrimón es la
del Dr. Tangalanga, el querido viejo humorístico de los llamados telefónicos:
resulta que yo estaba cerrando con la gente de Ediciones CAMBIO, el libro de
humor “CÓMO COPIARSE, BURLAR AL PROFESOR Y DIVERTIRSE.” Era año
mediados del 1994. Y tenía que tener listo en pocos días el libro (tipeado
completo) Pero yo estaba antojado en no cerrarlo si no conseguía la entrevista
con Tangalanga. Por esa época él aún no se mostraba públicamenete, y era casi
un mito. Dio la casualidad que de la mano del editor Diego Mileo (LA MANDÍBULA
MECÁNICA, Ed. Planeta) que me apoyó en producir el libro y lanzarlo, que me
hizo el pie para la entrevista, y de la mano de la discográfica TRÍPODI pude
reunirme con el Doctor en una de las oficinas. Lo interesante no fue el
reportaje, sino la amistad que hicimos con el Doctor por años, donde era muy
usual reunirnos una o dos veces al mes a tomar un café por la zona de Recoleta
y charlar, por sobre todo, de la visa. Yo en ese momento estaba aprendiendo
todo del arte, y el Doctor, en su amistad, más ligada a la de tío compañero, me
ayudó mucho a comprender el mundo de la comedia, algo que me hizo razonar y
luego tomar ritmillo, principlamente en la creación de textos con diálogos
cómicos. Fue algo que quizá en ese momento era un capricho de escritor, pero
también de fanático (era usual que yo compre los cassettes de Tangalanga), pero
que con el tiempo, y ahora que ya no está en este mundo, me ha ayudado a crecer
muchísimo, como persona, y omo artista de la comedia negra.
¿Qué opinas de las
escuelas de música o actuación que hay en la actualidad?
Hay mucho y buenas.
Aunque no. O sí? En fin: Por lo menos eso siento en comparación a la época
donde (algo) estudié. Porque muchas instituciones estatales estaban en pésimas
ondiciones, principlamente de docentes. Yo vi un poco lo que fueron algunas
instituciones (incluso privadas) ligadas al cine y teatro, y realmente eran
deplorables, aparte de que en esa época tampoco era normal que se estudie
tantas carreras ligadas al arte como sucede en la actualidad. Lo que sí, a
veces pasa en esta actualidad, que es tanta la inclinación por el estudio del
arte, y de que mucha gente quiera ser parte del mundo del arte, que a veces
sucede que cierta docencia en mala, como también la poca snapsis artística y
creatividad de los alumnos.
¿Estudiaste en alguna
escuela de actuación o música?
He estudiado entre mis 17
y 20 años en distintos Centros Culturales. Tanto teatro, como Cine y mismo
Crítica de Cine. He aplicado algunas cosas a mis ideas, aunque yo ya venía
“curtido” de autoproducir, y sobre todo de leer mucho, ver mucho,
investigar sobre obras, artistas. En el medio de esa época estudié Introdución
al Cine e Introducción al Guión en el ENERC de la vieja sede. Como experiencia
fue tan productiva omo sorpresiva, porque lamenatablemenete todo lo que me
aportó se vio opcado por ciertas decadencias/deficiencias que atravesaba el
Instituto de Cine de aquellosd años 1996/97.
¿Qué opinas de la
educación actual en general?
Lo mismo que la educación
artística. Hay mucha gente con ganas de aprender, otra gente on fuerza de
enseñar. Y si bien se han encontrado, aún hay cierto desnivel y desinterés en
la educación, sea desde el alumnado como la dociencia. Y eso se debe obvio, a
factores “climáticos” del país, cosas aún no ajustadas. Quizá nunca.
¿Crees que el arte
escénico es importante en nuestras vidas? ¿Por qué?
Obvio, porque es la
representación de la realidad y del incosciente.
Es una manera de aprender
sobre nosotros, seres pendiendo en esta bola en el cosmos.
Como la música entra de
una manera, la escena y la pantalla nacen de las personas y se transmiten,
principalmente para hablar de las personas. Sin escena no tendríamos espejo.
¿El nombre de esta página
es La Bitácora del Artista, como tal, qué es lo que guardarías en la Bitácora
para que otros visitantes vean?
Creo que entre mis
producciones, y como ya conté mi favorita es “3 FROGGY SNUFF”.
Siempre sentí que este corto, como parte de lo que es su saga, serían una buena
sonda para lanzar al espacio: un ejemplo y una advertencia de lo que la mente
se puede deformar y corromper, y hasta destruir un planeta, principalmente por
las sensaciones más oscuras omo son el miedo, la envidia y el odio. No es quizá
algo alegre, pero es mi visión, y con lo que he trabajado en estos más de 20
años de arte: entre el humor y el horror (como una vez tituó un reportaje que
me hizo la periodista Diana Rodríguez.
Acá les dejo el link de
este cortometraje
¿Qué les dirías a las
personas a las que no le gusta actuar, cantar o ninguna actividad artística?
Que está bien. Que por
suerte, para ellos ha sido hecho el arte: para que lo vean y disfruten. No es
malo, quizá, vivir una vida ligada al arte, porque ante todo el arte siempre
llega a todos, como expresión y oficio, tanto como entretenimiento y espejo.
FEDERICO JAMES TARÁNTOLA
WEB
LINKS DE VIDEOS
SELECCIONADOS
PLAYLIST SAGA FROGGY
PLAYLIST SELECCIÓN VIDEOCLIPS
PLAYLIST TITO EN… DE
BONDIS & BONDIOLAS
PETER PANK : ANATOMÍA DE
LA MELANCOLÍA (videoclip)
4TH FROGGY SNUFF
(mediometraje animado)
EL PATO BARATUCCI EN…
CRÍMEN PASIONAL
PATIÑOS : LA CASA
(videoclip)

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*