Historia de la Radiodifusión en la Argentina

Argentina fue
pionera mundial en materia de radiodifusión, realizando la primera
transmisión de la historia en 1920. Las principales emisoras se
encuentran en Buenos Aires y Córdoba. Entre los hechos históricos
relacionados con la radiofonía argentina, pueden mencionarse: las
primeras transmisiones deportivas de boxeo y fútbol en la década de 1920
y el radioteatro en las de 1930 y 1940. 

Algunos de los programas más notables han sido: El fogón de los
arrieros, Glostora Tango Club, Los Pérez García, Los cinco grandes del
buen humor, La revista dislocada, La cabalgata musical Gillette,
Argentinísima, La oral deportiva, Rapidísimo, Modart en la noche, Radio
Bangkok, Demasiado tarde para lágrimas, La venganza será terrible. Entre
los conductores se han destacado: locutores como Cacho Fontana, Antonio
Carrizo, Hugo Guerrero Marthineitz, Blackie, Leopoldo Costa, Héctor
Larrea, Mario Pergolini, Lalo Mir; relatores de fútbol como Borocotó,
Fioravanti, José María Muñoz, Víctor Hugo Morales. Entre los artistas
más populares: Oscar Casco, Hilda Bernard, Jorge Salcedo, Julia
Sandoval, Luis Sandrini, Niní Marshall, Juan Carlos Thorry, Alejandro
Dolina, el dúo Buono-Striano, Juan Carlos Mareco, Pepe Iglesias, Enrique
S. Discépolo.
 
Entre las emisoras en amplitud modulada (AM) más importantes y de mayor
tradición con sede en Buenos Aires, se cuentan: las radios públicas
Nacional, De la Ciudad -ex Municipal- y Provincia -de La Plata-; las
radios privadas Splendid, Belgrano, Rivadavia, El Mundo, La Red -ex
Excelsior-, Mitre, Continental, Del Plata, América, Buenos Aires -ex Del
Pueblo- y Radio 10; en tanto que Cadena 3 de Córdoba es la primera del
interior que ha logrado presencia nacional.
 
 
Década de 1920

 
Se considera como el acto inaugural de la radiofonía,[cita requerida]
la transmisión en vivo de la ópera Parsifal de Richard Wagner desde el
Teatro Coliseo de Buenos Aires, el 27 de agosto de 1920, a cargo de la
Sociedad Radio Argentina de Enrique Susini, César Guerrico, Miguel
Mugica, Luis Romero e Ignacio Gómez, quienes instalaron un equipo
transmisor en el techo del edificio, por lo cual se los recuerda como
“Los locos de la azotea”.
Ya en sus primeros años la radio ofrecía de forma incipiente los
géneros y formatos que la caracterizarían en adelante. En 1921, la
transmisión de música clásica se convertía en un hecho de frecuencia
casi diaria. Al año siguiente, la noticia cotidiana ganaba espacio con
la asunción del presidente Marcelo Torcuato de Alvear, transmitida en
vivo. En septiembre de 1923 entraba el boxeo, con la célebre “pelea del
siglo” entre Luis Ángel Firpo y Jack Dempsey en el Polo Grounds de Nueva
York, y en octubre del año siguiente lo hacía el fútbol, con un partido
entre Argentina y Uruguay. Asimismo en esos tiempos se pusieron en el
aire las primeras publicidades, denominadas “reclames”. A fines de la
década nacía el radioteatro, cultor inicial de la vertiente nativista,
centrado en canciones y payadas.
 
En estos años surgieron las radios Argentina -continuadora de la
Sociedad pionera-, Cultura, Excelsior -originalmente llamada Brusa-,
Mitre -originalmente Sudamericana y luego Broadcasting La Nación-,
Splendid -originalmente Grand Splendid Theatre y luego Grand Splendid-,
Belgrano -originalmente Nacional-, Prieto -originalmente Broadcasting
Crítica-, Del Pueblo -originalmente Quilmes Broadcasting, luego La
Abuelita, en algún tiempo Bijou y América-, Antártida -originalmente
Fénix-, Municipal -originalmente Broadcasting Municipal-, Rivadavia
-originalmente Muebles Díaz y luego Estación Rivadavia-, Porteña y
Stentor -originalmente Sarmiento-.
 
La introducción de los parlantes modificó sustancialmente las
condiciones de escucha. El aparato receptor se iba ganando un lugar
importante en el hogar, reuniendo a su alrededor a la familia. En tanto,
la multiplicación de las estaciones generó los primeros conflictos por
las ondas, lo cual llevó en los últimos años de la década a las primeras
reglamentaciones sobre las frecuencias de emisión.
 
 
Década de 1930
 
La década del ’30 fue la del éxito de las radios Splendid, Belgrano y
El Mundo, esta última fundada en 1935. Jaime Yankelevich, propietario de
Belgrano y considerado el empresario más importante de la época en el
medio, creó las primeras transmisiones en cadena junto con las
estaciones que se iban inaugurando en las principales ciudades del país,
conformando la Cadena Gigante, a la que siguieron la Red Argentina de
Emisoras Splendid y la Cadena Azul y Blanca de Emisoras Argentinas de El
Mundo, que durarían casi tres décadas.
 
Nacieron nuevas radios como Casa América -luego llamada Callao y más
tarde Libertad-, y en 1937 Radio del Estado, la primera emisora del
Estado argentino, actual Radio Nacional.
Aparecieron también revistas especializadas en programación radial,
como La Canción Moderna y las reconocidas Radiolandia y Antena.
 
El radioteatro amplió su temática recurriendo al folletín, extendiéndose como un género popular masivo.
 
En materia deportiva, hacia fines de la década Alfredo Aróstegui puso
al aire El relato olímpico, mientras que Tito Martínez del Box creó el
largamente exitoso Gran pensión El Campeonato. Entre los relatores de
fútbol -transformado en profesional en 1931- y boxeo, se destacaban
Horacio Belbo y Borocotó.
 
 
Década de 1940

 
Eva Perón se hizo popular como actriz de radioteatro a comienzos de la década del 40. Aquí en Radio Belgrano, en 1941.
 
La década del ’40 fue una época de oro para la radiofonía. La decisiva
campaña electoral de 1946, que llevó al triunfo de Juan Domingo Perón,
fue la primera que tuvo a la radio como escenario central.
 
El radioteatro se impondría como género dramático de masas, hasta la
difusión de la televisión dos décadas después, convocando principalmente
al público femenino, con obras de Abel Santa Cruz, Nené Cascallar y
María del Carmen Martínez Paiva, entre otros. Algunos de los actores
destacados fueron Oscar Casco, Hilda Bernard, Susy Kent, Rosa Rosen,
Jorge Salcedo, Julia Sandoval, Eduardo Rudy. Eva Duarte, más tarde
esposa de Perón, también se había hecho ampliamente conocida por su
actuación en radioteatros.
 
Se hicieron muy populares los programas de humor. En 1940 debuta Niní
Marshall con sus primeros personajes “Cándida” y “Catita”, aunque en
1943 y durante varios años fueron prohibidos por la Dirección Nacional
de Radiodifusión al considerar que bastardeaban el idioma, de acuerdo
con el Reglamento de Radiocomunicaciones de 1935. Dicha norma, que
proscribía el lenguaje popular, fue luego derogada por el gobierno
peronista.
 
En 1944 Luis Sandrini representó por primera vez a su personaje
“Felipe”, que se volvería famoso y perduraría por años. Otros actores
cómicos del momento fueron Tincho Zabala, Pepe Arias, el dúo
Buono-Striano, Juan Carlos “Pinocho” Mareco y Pepe Iglesias “el Zorro”.
Una mención especial merece “Mordisquito”, personaje creado por Enrique
Santos Discépolo, de reconocida simpatía por el peronismo, con quien
dialogaba imaginariamente sobre la realidad del país en esos años.
 
Entre los programas musicales, se destacaba El fogón de los arrieros
con Antonio Tormo y su grupo la Tropilla de Huachi Pampa, dedicado al
folklore. Asimismo tenían gran difusión las orquestas típicas, las de
jazz y los cantantes solistas.
 
A fines de esta década, el Estado Nacional recuperó todas las licencias
que estaban en manos privadas y extendió la creación de nuevas
estaciones de radio en el interior del país.
 
 
Década de 1950
 

Fioravanti (Joaquín Carballo Serantes, 1911-1989), revolucionó el relato radial de fútbol.

 
La década del ’50 fue la del nacimiento de la televisión, que se
expandiría en el decenio siguiente, desplazando a la radio de muchos de
los ámbitos de la comunicación masiva que había ocupado. La primera
televisora del país, Canal 7, nació siendo propiedad de Radio Belgrano.
 
Uno de los programas más exitosos de la época, y de la historia del
espectáculo en Argentina, fue el radioteatro Los Pérez García, sobre una
familia típica argentina. Entre los guionistas aparecen Alberto Migré y
Celia Alcántara.
 
Entre los musicales se destacaron El rancho ‘e la Cambicha, dedicado al
folklore; mientras que el tango tenía su espacio en Lluvia de estrellas
de Alejandro Romay, Mundo de tango y Una cita con el tango.
 
En los programas humorísticos sobresalieron Los cinco grandes del buen
humor con Pato Carret, Jorge Luz, Juan Carlos Cambón, Zelmar Gueñol y
Guillermo Rico; y La revista dislocada de Délfor Dicásolo y Aldo
Cammarota.
 
En el deporte apareció un estilo propio de locución con Fioravanti, y
los comentarios desenfadados de Lalo Pelliciari. También se puso en el
aire un programa dedicado enteramente al automovilismo, Coche a la
vista, conducido por Luis Elías Sojit, que se mantendrá desde entonces.
 
En octubre de 1953 fue promulgada la Ley 14.241, la primera en el campo
de la radiodifusión sancionada con el Congreso Nacional en
funcionamiento, aunque luego fue reformada por la dictadura
autodenominada Revolución Libertadora.
 
A partir de 1957, con la instauración de la dictadura militar
autodenominada Revolución Libertadora fueron privatizadas la mayor parte
de las radios que e intervenidas por el Estado. A partir de 1957, con
la nueva reglamentación de la radiodifusión, el medio entró en un
terreno complejo. La censura y el cuidado de los contenidos en los
programas se convirtieron en una práctica frecuente.3 Durante la misma,
dictadura de 1955 a 1958, figuras identificadas con el depuesto gobierno
de Perón fueron prohibidas: Hugo del Carril, Alberto Castillo, Tita
Merello, Nelly Omar, Luis Elías Sojit, Américo Barrios, entre otras.4
Asimismo se dictaron nuevas reglamentaciones con las que el medio entró
en un terreno complejo, donde la censura y el cuidado de los contenidos
en los programas se convirtieron en una práctica frecuente.
 
A mediados de la década se difundió el uso de la radio portátil a
transistores, hecho que volvió a modificar las condiciones de escucha.
Así el aparato receptor se desplazaba con el oyente, fortaleciendo las
condiciones de fidelidad de éste a una emisora o una voz en particular.
 
 
Década de 1960
 
Héctor Larrea impuso con Rapidísimo el estándar de programa radial matutino durante más de dos décadas.
 
En la década del ’60, con la difusión masiva de la televisión, la radio
se redefinió en sus funciones, horarios y públicos, orientándose más a
la información y la música y menos a los espectáculos dramáticos. La
radio se establece sólidamente en el horario de la mañana, franja a la
que recurre una audiencia ávida de obtener noticias recientes de primera
mano.
Aparecen nuevos programas como el Fontana show de Cacho Fontana y
Rapidísimo de Héctor Larrea, este último en 1967, que marcarían el
estándar del programa matutino de radio para las siguientes décadas.
 
Entre los musicales se destacó La cabalgata musical Gillette, la
primera en emitir un tema de Los Beatles, denominados entonces “Los
Escarabajos”. Otras propuestas para la juventud eran Música en el aire o
Escalera a la fama; mientras que el folklore encontró en Argentinísima
de Julio Márbiz o El mundo de la guitarra de Antonio Carrizo, vehículos
notables para su propia difusión.
 
En lo deportivo, nacen los programas de automovilismo Carburando de
Andrés Rouco y Lisandro González Longhi, Campeones del camino de Carlos
Legnani y Emoción en las rutas de Gañete Blasco – Pérez Trigas. En el
fútbol hace su aparición como relator José María Muñoz.
 
Durante la dictadura autodenominada Revolución Argentina, de 1966 a
1973, con la generalización de la censura, se hizo habitual en el
público argentino informarse a través de Radio Colonia, ubicada en la
ciudad homónima de Uruguay pero con importante llegada a Argentina,
volviéndose famoso su locutor Ariel Delgado y su eslogan acostumbrado:
“Hay más informaciones para este boletín”.
 
En 1969 Radio Porteña fue reemplazada en el dial por Continental, y al año siguiente Radio Libertad pasó a ser Del Plata.
 
Década de 1970
En la década del ’70 aparecen las primeras emisoras en frecuencia
modulada (FM), produciendo una división en el espectro radiofónico,
donde las AM están dedicadas a la información y las FM a la música,
dicotomía que iría desapareciendo con el paso del tiempo.
La locución experimenta un sensible cambio de estilo, con tonos bajos y
sugerentes que cautivan la escucha nocturna que la FM recupera para la
radio, frente a la televisión. Surgen voces femeninas como Nora Perlé,
Betty Elizalde, Nucha Amengual y Graciela Mancuso, sumadas al estilo
pausado de Omar Cerasuolo, dedicado al folklore latinoamericano, y Juan
Alberto Badía, orientado al rock.
 
La noche gana con programas como Modart en la noche, Las 7 lunas de
Crandall o La noche con amigos. Desde la perspectiva informativa general
se destacan Víctor Sueiro, Julio Lagos y Mario Mactas, siendo el más
innovador de esta década Hugo Guerrero Marthineitz, conocido como “el
Peruano Parlanchín”, con su original creación El show del minuto.
 
El autodenominado Proceso de Reorganización Nacional, de 1976 a 1983,
impuso su control sobre los medios de comunicación y la censura se
instauró también en la radio. Listas negras, nombres prohibidos, asuntos
eludidos y músicos cuya obra no podía ser difundida, se convirtieron en
prácticas habituales.
 
Década de 1980

 
En 1980, sobre el antecedente de la Comisión Nacional de Radio y
Televisión (CONART) creada en 1972, fue establecido el Comité Federal de
Radiodifusión (COMFER) con el fin de controlar el funcionamiento de los
medios audiovisuales. Paralelamente fue promulgado el Decreto-Ley
22.285 de Radiodifusión, que mantuvo su vigencia por casi tres décadas.
Ya en la etapa final de la dictadura (1982-1983) y luego de décadas de
intervención estatal, fueron privatizadas las radios Antártida -que pasó
a llamarse América-, Argentina, El Mundo, Mitre y Splendid, junto con
otras estaciones de radio y televisión del país.
 
La década del ’80 se caracterizó por una profunda renovación de estilos
y contenidos en los medios de comunicación, a tono con la recuperación
de la democracia el 10 de diciembre de 1983, teniendo como rasgos
esenciales una mayor libertad de expresión y la creciente interactividad
con la audiencia. Se desarrolló ampliamente el comentario político de
opinión con periodistas como Magdalena Ruiz Guiñazú, Santo Biasatti,,
Nelson Castro, Alfredo Leuco( Todos ellos de pensamiento liberal), Román
LejtmanEduardo Aliverti, Ana María Muchnik y José María Pasquini Durán.
Tambien hay que recordar que mucho se aporto para la libre expresión ,
luego de la etapa mas negra de nuestro país , en época de dictadura se
cantaba en las tribunas futboleras, “Chu, chu , chu, el silencio es
salud” un conjunto de jóvenes comunicadores sociales salieron a tratar
de revertir ese pensamiento , no hay que olvidar en nuestra historia
radiofónica la creación de ARCO Asociación de Radios Comunitarias”
podemos citar a varias radios FM barriales que conformaban ese grupo de
comunicación, FM En Transito (Cooperativa de comunicación) FM Sur, FM La
tribu; entre otras tantas…tener buena memoria es saludable.
 
El humor también volvió a ocupar un lugar destacado en la radio. A
partir de 1987 Alejandro Dolina convocó a una audiencia creciente con
Demasiado tarde para lágrimas a la medianoche, combinando risa y
desenfado con una profunda reflexión humanista.
 
La FM inicia su gran despegue, revolucionando la estética del medio.
Una de las pioneras fue Rock and Pop, creada en 1985 y dirigida por
Daniel Grinbank. En 1987 esta radio puso en el aire el programa Radio
Bangkok, conducido por Lalo Mir, Bobby Flores y Douglas Vinci, con un
estilo delirante y revulsivo que lo volvería mítico.
 
Otras FM nacidas en estos años fueron: La 100, FM 105 -más tarde Hit,
hoy 40 Principales-, Horizonte -hoy Radio Disney-, Inolvidable -más
tarde Radio Uno, hoy Vorterix Rock-, Láser FM -más tarde Aspen-, EMFOK
97½ -más tarde Radio Clásica, hoy Vale-, San Isidro Labrador -más tarde
Top 40, hoy Pop Radio-, FM Z95 -más tarde Del Plata, hoy Metro-, Nativa
-más tarde NRG, hoy Latina 101.1-, Radio Cultura y FM Tango -hoy La
2×4-.
 
En materia deportiva, a partir de 1981 se incorporó a la radiofonía
argentina el uruguayo Víctor Hugo Morales, destacado por su estilo veloz
e inteligente como relator de fútbol.
 
A partir de 1986 fue autorizado el uso de los satélites para la
transmisión de radio y televisión tanto dentro del país como hacia el
exterior. Muchas radios del interior, sobre todo FM, comenzaron a
retransmitir a las AM y FM capitalinas, dando lugar a la aparición de
cadenas privadas -hasta entonces sólo existía la de Radio Nacional-,
aunque muchas veces en detrimento de la producción propia.
 
 
Década de 1990
Mario Pergolini y Eduardo De la Puente en el programa radial ¿Cuál es?, de la Rock and Pop, entrevistando a Gustavo Cerati.
 
En la década del ’90 continuó el crecimiento de las FM, que comenzaron a
orientarse hacia diferentes segmentos del público, según temáticas
musicales: rock, pop, tango, clásica, etc. A las emisoras ya existentes
se sumaron, entre otras: FM Sport -hoy Mega 98.3-, Feeling -hoy Blue FM-
y Milenium.
 
En 1991 llegó el turno de la privatización a las radios Excelsior y
Belgrano: la primera pasó a llamarse La Red, y la segunda durante varios
años Libertad.
 
Surgieron poderosos multimedios que comenzaron a concentrar en una sola
empresa diferentes medios de comunicación, y a su vez en éstos se hizo
cada vez mayor la participación de grupos extranjeros en su composición
accionaria. Paralelamente, se liberaron señales y frecuencias,
apareciendo gran cantidad de radios de baja potencia de alcance local o
comunitario.
 
Entre lo más destacado de estos años, se encuentra el programa ¿Cuál
es? de Mario Pergolini en Rock and Pop, y una serie de conductores como
Elizabeth Vernaci, Marcela Feudale, Ari Paluch.
 
En lo que respecta a las AM, el último día de 1997 dejó de transmitir
Radio Argentina, la decana de la radiofonía nacional. Simultáneamente
nació Radio 10, que desde entonces y hasta 2012 fue líder absoluta en
audiencia, sobre todo en el espacio matinal conducido por Oscar González
Oro, comparable con el fenómeno de Rivadavia dos décadas atrás.

Los años recientes
 
En los últimos años, la radio se ha reformulado mediante la combinación
con Internet y la competencia con múltiples opciones ofrecidas por las
nuevas tecnologías de la comunicación.
 
En 2009 fue aprobada la Ley 26.522 de Servicios de Comunicación
Audiovisual, con el propósito de reemplazar a la normativa vigente desde
la última dictadura, en tanto que el COMFER como órgano de aplicación y
control fue sustituido por la Autoridad Federal de Servicios de
Comunicación Audiovisual (AFSCA), si bien aún está en discusión la
constitucionalidad de dicha ley y del citado organismo.
 
En 2013 Radio Mitre recuperó el liderazgo de audiencia en las AM que
había ostentado en los años ’90, mientras que Pop Radio fue la más
escuchada entre las FM.
 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*